Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJC prevé rebajar la vigilancia de Mossos en las sedes judiciales

Barrientos plantea reducir a partir del 15 de mayo la protección en los juzgados mientras estén abiertos

Una patrulla de Mossos custodia el edificio de la Ciutat de la Justicia.
Una patrulla de Mossos custodia el edificio de la Ciutat de la Justicia.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) prevé rebajar la vigilancia en sus sedes judiciales, que desde hace tres meses custodian 24 horas al día una patrulla de Mossos. A partir del 15 de mayo, se valora “la oportunidad de rebajar la intensidad de la vigilancia policial presencial” en horario de apertura de los juzgados los días laborales (de 08.00 a 15.00 horas).

En un escrito a los jueces decanos al que ha tenido acceso EL PAÍS, el presidente del TSJC, Jesús Barrientos, plantea que la modificación busca “una mejor optimización de los recursos públicos”. Pero antes de hacer efectivo el cambio, pide a los decanos que le comuniquen “cualquier extremo o factor que singularice” su sede y que “recomiende mantener sobre ella el actual nivel de seguridad”, siendo “conscientes de su excepcionalidad y del elevado coste que supone en recursos públicos”.

Las “sedes más expuestas” según el “criterio policial”, como la Ciudad de la Justicia de Barcelona o la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), seguirán contando con la vigilancia permanente. Fuentes del TSJC subrayan que la iniciativa tiene en cuenta la valoración de Mossos sobre la seguridad de las sedes judiciales.

En su escrito, Barrientos se refiere al “escrupuloso y efectivo despliegue policial” durante tres meses, pero señala que “no ha desaparecido completamente las amenazas de hostigamiento” que llevó al presidente del TSJC a ordenar a los Mossos la protección de todos sus edificios, como los ataques con heces por parte de los CDR y colectivos como Arran. La decisión provocó la queja en bloque de todos los sindicatos de Mossos por la falta de efectivos que sufre el cuerpo. La policía catalana mantiene el actual dispositivo hasta que no haya ninguna orden en otro sentido, asegura una portavoz del cuerpo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >