Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que tener retrovisor: la historia da una información muy importante”

Mirta Núñez lleva la mitad de su vida tratando de desempolvar el franquismo.

La profesora de Historia de la Universidad Complutense, Mirta Núñez.
La profesora de Historia de la Universidad Complutense, Mirta Núñez.

Mirta Núñez tiene 60 años y lleva la mitad de su vida tratando de desempolvar el franquismo. Profesora titular de Historia del periodismo español en la Universidad Complutense de Madrid, dirigió su Cátedra de Memoria Histórica, que asesoró al Gobierno de Manuela Carmena en la materia. Dimitió tras la publicación de un listado de vestigios erróneamente atribuido a la cátedra, que lleva dos años sin actividad. La alcaldesa constituyó entonces un comisionado. Núñez considera que existió una campaña interesada para apartarla y que aún queda mucha pedagogía por hacer en cuestiones memorialistas.

¿Vivimos una desmemoria colectiva?
Existe un fenómeno generalizado. Durante el franquismo era peligroso, por eso hay una actitud de no querer saber. Por increíble que parezca, en la Transición tampoco se abrió un debate. Hay un periodo de nuestra historia que se oculta. No es la España vacía, es la España vaciada.

¿Hubo pacto de olvido?
La Ley de Amnistía de 1977 se tomó como tal, aunque hay juristas que lo niegan. Se alentó un equilibrio entre víctimas y verdugos que no es real.

¿Existió impunidad con el franquismo?
En España hubo reforma, no ruptura. Se entendió que para la convivencia se necesitaba el silencio. Fue erróneo e injusto.

Es una lección que no enseñan los colegios…
Se ha avanzado un poco. El problema es que el programa se da muy rápido. Hay alumnos franceses que conocen más la historia de España que los nuestros porque allí hubo mucho exiliado y sus hijos y nietos han mantenido el interés.

¿Vivimos en un franquismo sociológico?
Pervive la estrategia del silencio franquista basada en la ignorancia y el miedo, a las que hoy se suma la indiferencia. Hay que tener retrovisor: la historia da una información importante.

¿Mandan los mismos?
No, pero pervive un sector que era oligarquía entonces y que lo sigue siendo.

¿Por qué hay que recuperar la memoria?
Nos aporta y nos explica mucho. Nos permite analizar qué ha pasado; la pervivencia de parte de las élites; el retraso de España en diversos ámbitos y qué lo provocó.

Algunos lo ven como una venganza…
En absoluto. Lo que pasa es que hay gente que no asimila la historia y no se reconoce en ella.

¿Ha servido para algo la Ley de Memoria Histórica?
Sí, aunque llegó tarde. Se han perdido muchas personas con testimonios y aportaciones que eran valiosas para la sociedad. Es una de las razones que me han llevado a investigar.

¿Qué responsabilidad tiene la izquierda?
El PSOE de Felipe González no aprovechó sus mayorías absolutas. No se atrevió. Eso demuestra la herencia del franquismo.

Los crímenes se están investigando en Argentina…
Es buena muestra de la situación que hemos vivido en estos 40 años de democracia. Eso no implica que aquí no se haya hecho nada. El PP ha entorpecido la aplicación de la ley.

¿Han estado desamparadas las víctimas?
Sí. Una muestra es el tema de las fosas. Se han abierto algunas gracias a familiares y voluntarios. Naciones Unidas ha dado la razón a los sectores memorialistas en cuestiones de verdad, justicia y reparación. El problema es que sus recomendaciones son muy declarativas.

¿La Memoria Histórica es una cuestión económica?
No, pero el dinero es el instrumento que nos permitiría acercarnos a la dimensión de la Memoria Histórica, que es un abanico muy variado. Todavía es difícil acceder a los documentos. La Iglesia tenía personas en todos los ámbitos y está pendiente de abrir sus archivos.

¿Ha hecho los deberes Carmena?
Tiene aún mucho trabajo pendiente, pero algo ha hecho. Ha profundizado en el tema del callejero, en los espacios de memoria... Hay que favorecer la educación social en este terreno: que se hable y que se sepa.

El Ayuntamiento cometió errores al retirar vestigios…
Se retiraron las placas de los carmelitas y la Cátedra no fue informada. Me trae mal recuerdo porque se nos achacaron cosas que no habían sido debatidas. Había ganas de terminar con la Cátedra y poner a otra gente en su lugar.

¿Se descargaron responsabilidades en la Cátedra?
Hubo una campaña de desinformación. Los intereses que había detrás están por estudiar. Se infló un asunto que era evidente. Queda mucha pedagogía que hacer.

¿Se evitó un concurso por un euro?
La Cátedra nunca vio dinero del Ayuntamiento. Hay gente que solo buscó intereses abyectos.

¿Qué opina del Comisionado que creó Carmena?
Puso el foco de parte de la sociedad en esta necesidad. Quizás se ha querido contentar a demasiados sectores con los nombramientos. Ha dejado demasiadas cosas pendientes y el reto sigue estando ahí.

La irrupción de Vox

Mirta Núñez está preocupada con la irrupción de Vox porque supone volver al pasado. “El sedimento de 40 años de dictadura está ahí. No hubo actitud de abrir el debate y hay mucho desconocimiento”. En su opinión resulta vital conocer qué sucedió en el franquismo. Cree que con el Valle de los Caídos se ha dado un paso importante al haber trascendido el debate público. Y explica: “Lo menos costoso es poner placas donde conste que el monumento fue construido con mano de obra de los presos políticos durante 20 años. Hay que desautorizar el carácter eclesiástico y entregar los restos del dictador a la familia”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información