Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguado veta un gobierno con Gabilondo y limita las opciones de Cs a pactar con PP y Vox

El líder de la formación naranja en la Comunidad de Madrid rechaza negociar con el PSOE

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, atiende a los medios antes del pleno, el pasado 21 de marzo.rn rn
El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, atiende a los medios antes del pleno, el pasado 21 de marzo. Europa Press

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en Madrid, ha anunciado este viernes que no gobernará con el PSOE de Ángel Gabilondo tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo. La decisión del comité regional de la formación naranja extiende a la región el veto impuesto por Albert Rivera a Pedro Sánchez de cara a las elecciones generales del 28 de abril. Supone, también, un cambio radical de estrategia para Aguado, que siempre se mostró dispuesto a pactar con los socialistas ("Me veo gobernando con quien se comprometa a cumplir más puntos de nuestro programa, se llame Gabilondo, se llame Garrido o se llame como se llame", dijo en su última entrevista con EL PAÍS). Y complica aún más el arranque de la próxima legislatura, ya que reduce las posibilidades de acuerdo de Ciudadanos a replicar el pacto de gobierno de Andalucía: sus únicos socios potenciales serán PP y Vox.

"La primera decisión que hemos tomado por unanimidad es que tras las elecciones del 26 de mayo no gobernaremos con el PSOE de Sánchez ni de Gabilondo en la Comunidad", ha dicho Aguado. "Sabíamos que el PSOE quería subir impuestos en la Comunidad, sabíamos que el socio preferencial del señor Gabilondo para formar gobierno ha sido y es el señor Errejón, y esta semana hemos sabido, además, que el señor Gabilondo respalda las tesis del señor Sanchez y apuesta por negociar con independentistas tras el 28 de abril. Ha sido la gota que ha colmado el vaso", ha argumentado. "Si de Ciudadanos depende, el PSOE seguirá otros cuatro años en la oposición", ha seguido. Y sobre Vox, ha aclarado que podría negociar una investidura (suya) pero no compartir Ejecutivo: "No formaremos gobierno ni con los extremos ni con los grupos que mantienen discursos maximalistas (...) Una cosa es hablar y otra gobernar".

Esta semana, Gabilondo fue entrevistado en el programa Los Desayunos de La 1. Ahí fue preguntado sobre la posibilidad de que Sánchez negocie una eventual investidura con partidos independentistas tras las elecciones generales. Su contestación circunscribió ese posible diálogo dentro de los límites del respeto a la Constitución y a las leyes.

“Ojalá los independentistas dejen de serlo", arrancó su respuesta. "Lo veo difícil. Si no, una cosa es hablar y otra negociar", siguió. Y advirtió: "No se puede tomar ninguna conversación que no sea dentro de la Constitución y dentro de las leyes. (…) No creo en ninguna voluntad opopular que no pase por la Constitución y las leyes (…) Por tanto, todo lo que quiera hacerse debe hacerse dentro de la Constitución y de las leyes. Y en ese marco, tenemos que hablar todos. (…) El marco de la conversación es la Constitución”

“Me parece sorprendente que el señor Aguado se atreva a dos meses de las elecciones a poner vetos a un partido que tiene 140 años de historia, 140 años de lucha por las libertades y la justicia social, y además, un proyecto encabezado en Madrid por una persona del prestigio y del talante de Ángel Gabilondo", ha lamentado el secretario general regional de los socialistas, José Manuel Franco, en conversación con este diario. "A Gabilondo se le podrá acusar de alguna cosa menos de no ser una persona moderada, o de buscar acuerdos con todas las fuerzas que defiendan los valores constitucionales", ha añadido. "Nunca ha expresado ningún tipo de apoyo a los independentistas, ni se ha pronunciado sobre subidas de impuestos", ha seguido Franco, que ha recordado también que Ciudadanos sí ha pactado en Andalucía "con la extrema derecha" (en referencia a Vox). "Y esta declaración de Aguado también es una falta de respeto a los madrileños, que son los que el 26 de mayo se van a pronunciar: en función de lo que ellos decidan se podrá pensar en pactos".

En 2015, Ciudadanos fue decisivo para que el PP mantuviera el poder en Madrid: aportó los votos necesarios para investir a Cristina Cifuentes como presidenta. Luego, en 2018, repitió decisión para permitir que Ángel Garrido sustituyera a su líder, dimitida por el caso máster. En ambas ocasiones, Aguado defendió su aportación a la estabilidad y reivindicó su capacidad para pactar a un lado y a otro del arco ideológico, ocupando el centro.

La decisión anunciada este viernes escora a Ciudadanos definitivamente a la derecha. Vetado el PSOE, imposibilitado cualquier acuerdo de gobierno con Podemos y Más Madrid por las diferencias ideológicas, y sin ninguna encuesta que apueste por una mayoría absoluta, el partido de Aguado limita sus posibles aliados a dos: el PP y Vox. La fórmula de gobierno de Andalucía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información