El salón de las ‘startup’ se hace mayor

El salón de empresas emergentes 4YFN reúne a más de 21.000 personas y salta al plano internacional, con dos tercios de sus expositores extranjeros

Asistentes observan un robot en el salón de 'startup' 4YFN.
Asistentes observan un robot en el salón de 'startup' 4YFN.Juan Barbosa

Mientras en el Mobile World Congress (MWC), el evento más importante de tecnología que se celebra en Barcelona, se presentan móviles que se doblan, baterías que no se agotan nunca y avances revolucionarios, a pocos kilómetros las startup o empresas emergentes buscan un hueco para hacer valer sus ideas. Pero este hueco cada vez es más grande. El salón 4 Years From Now (4YFN), hasta ahora el hermano pequeño del Mobile, se está haciendo mayor. Fundado en 2014 con 2.300 visitantes, estos días, en su sexta edición, reúne a más de 21.000 personas, 600 startup y más de 760 expositores. Las claves de este año: soluciones con tecnología 5G y presencia internacional.

Más información
4YFN reúne a las ‘startups’ más prometedoras del panorama mundial
España busca su unicornio

Una de las grandes preocupaciones de las administraciones es que el MWC no quede solo como una mera exposición de las novedades en el mundo de los móviles, y que su impacto no se limite a sus cuatro días de duración. Había que arraigar la innovación en el territorio e impulsar transferencias de conocimiento y de inversión entre empresas y países.

Con ese espíritu se fundó el 4YFN en 2014. El salón, hasta ahora una colaboración entre Fira de Barcelona y MWC, lleva por título una de las preguntas que los emprendedores suelen hacerse: “¿Cómo me veo de aquí a cuatro años?”. Ya han pasado seis años desde que nació, y esta edición, por primera vez, está organizado en exclusiva por la asociación GSMA, la patronal del móvil responsable del MWC, y ha dado un salto de calidad.

Al entrar en el 4YFN sorprende un robot semihumanoide que te sigue la mirada. Propiedad de la catalana Pal Robotics, la función del robot es ayudar a las personas mayores para alargar el tiempo en el que pueden vivir de forma autónoma. Pero el robot es prácticamente la única atracción tecnológica comparable a los gadgets que se encuentran en el MWC.

El salón de los emprendedores no es el de las innovaciones espectaculares, al menos a primera vista: en el gran recinto de Fira en la plaza de España de Barcelona lo que impera son los centenares de pequeños expositores con soluciones concretas para la vida cotidiana. En la sección de las startup catalanas dedicadas a la cultura digital, destacan una plataforma online para películas y series o empresas emergentes para desarrollo de videojuegos. “La cultura digital es una de las áreas que más estamos impulsando, tenemos un ecosistema muy potente”, afirma Marisol López, Directora del Área Digital del Instituto Catalán de las Empresas Culturales.

Otro de los grandes protagonistas del salón es la presencia internacional. Años antes una de las grandes ambiciones de la organización, es ahora una realidad: dos tercios de las startup son extranjeras. Corea del Sur, con 70 startup, es el país con más peso, pero Japón participa por primera vez con 20 empresas. Lo resume Pedro Cordero, el coordinador de proyectos de Jetro, la asociación de inversión extranjera de Japón: “Cada vez es más importante estar conectado con los ecosistemas de startup, también para Japón, un país líder en tecnología, y Barcelona es un escenario clave”.

Sobre la firma

Josep Catà

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS