Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sindicatura de Cuentas detecta anomalías en contratos de TV3

La auditoría insta a la televisión pública catalana a vender sus producciones para obtener más recursos

Núria Llorach, vicepresidenta de la CCMA, en una comparecencia en el Parlament en 2016.
Núria Llorach, vicepresidenta de la CCMA, en una comparecencia en el Parlament en 2016.

El informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la producción de programas de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) a lo largo de 2016 insta a la entidad a mejorar el sistema de contratación de programas para TV3 tras examinar varios expedientes y encontrar anomalías en el modo de realizar las convocatorias. También critica las subidas “significativas” de la retribución de varios artistas y de presentadores de programas.

El informe, firmado por el síndico mayor, Jaume Amat, hace un estudio del estado financiero de la CCMA de 2016 y comprueba las operaciones vinculadas a la producción de programas, si hay desviaciones entre el coste presupuestado y el real y evalúa los sistemas y procedimientos. Apunta que la norma que regula el procedimiento de selección y contratación de contenidos audiovisuales fue aprobada por el consejo de gobierno de la CCMA el 10 de febrero de 2016 para desarrollar y reforzar los procedimientos “y aumentar la transparencia en la contratación de productos externos”.

Competencia de TVE en Cataluña

La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, explicó ayer en su comparecencia en el Congreso que la Corporación decidió ampliar las horas de programación en catalán en TVE de Catalunya —40 horas este año y 80 a partir de 2020— para hacer la competencia a la cadena autonómica TV3, “la única que tiene una audiencia fuerte” en esa autonomía, subrayó. La propia Mateo, en cambio, cuando presentó el nuevo proyecto en Cataluña, hace dos semanas, apuntó que era una apuesta de TVE para aumentar el peso del catalán: “No podemos competir con TV3 pero nos gustaría compartir algunos espectadores”.

El informe apunta que ese año la CCMA hizo cuatro convocatorias de selección de contenidos audiovisuales que publicó en su web y que los términos para la presentación de proyectos oscilaban entre los diez y los sesenta días y que en una de ellas no había plazo sino que se decía: “se emplaza a presentar las propuestas de proyecto con cierta rapidez teniendo en cuenta que en las próximas semanas se deberán tomar decisiones”. Ante esa práctica, la Sindicatura replica que las convocatorias “deberían establecer plazos suficientes y precisos”. Concretan que en la revisión de ocho contratos de contenidos audiovisuales suscritos entre julio y diciembre, siete de ellos no se seleccionaron “a partir de convocatorias públicas porque se trataba de contratos de programas que formaban parte de la parrilla”.

En el apartado del coste de programas, la Sindicatura hizo una selección de una muestra entre los 113 proyectos del fondo de programas de TV3. De esa revisión, el informe destaca el incremento de costes en el contrato suscrito con la productora Intracatalònia SA de un 54,4% por el suministro de servicios de noticias. Ese contrato se firmó el 5 de octubre de 2016, cinco meses después de que la vicepresidenta de la CCMA, Núria Llorach, anunciara que “debido a la situación presupuestaria” la CCMA prescindiría de los servicios de la citada agencia. Un incremento que la CCMA justificó por mejoras tecnológicas. Por las alegadas dificultades presupuestarias se decidió no optar a la compra de los derechos de emisión y distribución de la pretemporada de 2016 del FC Barcelona: “No obstante, poco después, se resolvió la contratación de esos derechos” , apunta en una de las observaciones del informe que también detectó que la CCMA había suscrito “contratos de trabajo especiales de artistas para la contratación de algunos presentadores, locutores y colaboradores en lugar de suscribir contratos laborales ordinarios”.

En el análisis de la retribución de varios artistas y presentadores, la Sindicatura encontró incrementos de entre un 8% y un 25% respecto a la temporada anterior, una subida que califica de “significativa” y que la CCMA justificó “por la evolución de la importancia de los personajes en la serie en que participaban” y el incremento de la presentadora “después del éxito de la primera temporada”.

En otra de las observaciones del informe se apunta que los ingresos por ventas de programas ese año “continúan siendo bajos” —388.148 euros— y que aunque aumentaron en 2017 —1,41 millones— “siguen siendo muy reducidos”. De ahí que una de las recomendaciones que hacen es potenciar “ la venta de programas de producción propia para no tener que aumentar las aportaciones públicas".

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >