Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patronales y sindicatos presionan a Torra para tener nuevos Presupuestos

CC OO de Cataluña cree que hay que aprobar las cuentas “por una cuestión de sentido común”

Pedro Sánchez, Josep Sánchez Llibre y Quim Torra, el pasado diciembre en Barcelona.
Pedro Sánchez, Josep Sánchez Llibre y Quim Torra, el pasado diciembre en Barcelona.

Las patronales y los sindicatos catalanes conocieron antes de concluir 2018 el marco en el que el Govern se movía para elaborar los Presupuestos de este año. Dos semanas después, Fomento del Trabajo, Pimec, CC OO y UGT presionan al Ejecutivo de Quim Torra para que actualice las cuentas, lo que obligaría a un pacto parlamentario entre las dos formaciones de Gobierno, Junts per Catalunya y ERC, y Catalunya en Comú, y probablemente un intercambio de apoyos en el Congreso y en el Parlament para los Presupuestos generales y los catalanes.

Después del movimiento del PSC, que el jueves viró su discurso y abrió la puerta a permitir la aprobación de las cuentas catalanas si antes los independentistas apoyan las estatales, la posición de patronal y sindicatos subraya todavía más la soledad en la que se encuentran Ciudadanos y PP en Cataluña. Una carta suscrita por intelectuales, entre los que se encuentra Manuel Castells, y publicada el jueves por el diario Ara agrava esa situación.

Quien ha ido más allá en esa presión ha sido CC OO, el sindicato más representativo en Cataluña. Su secretario general, Javier Pacheco, insistió ayer en la necesidad de aprobarlos “por una cuestión de sentido común” porque la Generalitat podría contar con más recursos. De no ser así, ante la posibilidad de que las administraciones, encorsetadas por cuentas prorrogadas, no puedan asumir más gasto social “y cubrir las necesidades de los ciudadanos, impulsaremos la movilización social y saldremos a la calle”, avisó Pacheco, en una clara referencia a las huelgas que protagonizaron a finales de 2018 diferentes colectivos de trabajadores públicos.

‘No’ de la CEOE a las cuentas estatales

CEOE no tiene ningún interés en que los Presupuestos que está elaborando el Gobierno socialista salgan adelante, apuntan varias fuentes de la gran patronal española. A los empresarios no les gusta nada la subida impositiva planteada. Entienden que los empresarios catalanes empujen para que haya cuentas y evitan criticarlos, incluso sin micrófonos, pero no comparten sus movimientos. Además, las relaciones entre el Gobierno y la CEOE no pasan por su mejor momento. A los empresarios no les ha gustado la subida del salario mínimo ni la de las bases máximas de cotización. CC OO y UGT sí quieren que se aprueben estas cuentas.

Camil Ros, secretario general de UGT, resaltó también la necesidad de estrenar nuevos Presupuestos como garantía de un Ejecutivo más consolidado. Y va más allá. Una aprobación presupuestaria a dos bandas sería, en su opinión, una posibilidad para destensar las relaciones entre el Gobierno español y catalán. “Ahora estamos más en la fase de la presión política”, dijo en declaraciones a este diario, con el deseo de que ambos Gobiernos negocien. De hecho, Pepe Álvarez, secretario general de UGT y anterior líder del sindicato en Cataluña, sí que se ha movido en Madrid entre los representantes del PDeCAT y ERC para intentar aproximar posiciones, apuntan fuentes de la organización.

Pimec volvió a demandar el jueves la renovación de las cuentas y ayer se le sumó el presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, quien se reunió con Roger Torrent, presidente del Parlament. Allí volvió a equiparar aprobación presupuestaria con “estabilidad” del Govern y señaló la necesidad de “un marco fiscal y económico competitivo como el que tienen otras economías europeas”. Sánchez Llibre demandó al menos la tramitación, momento a partir del cual, dijo, “intentaremos enmiendas para conseguir la competitividad para poder generar riqueza, estabilidad y cohesión social”.

Desde que asumió el cargo en noviembre, el nuevo presidente de Fomento ha asumido un discurso conciliador con el nuevo Govern, que dista mucho del de su predecesor, Joaquim Gay de Montellà. No obstante, respecto a las cuentas, siempre ha mantenido la necesidad de aprobarlas como santo y seña de estabilidad institucional.

Lo cierto es que la Generalitat se rige en estos momentos por unos Presupuestos aprobados en 2017 por el bloque independentista (incluida la CUP, que los apoyó tras un duro tira y afloja y muchas tensiones internas) y que se han tenido que prorrogar en dos ocasiones, la última para empezar 2019.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >