Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramon Casas ya tiene quién le defienda

Nace una asociación para proteger y difundir la obra del pintor modernista mediante la publicación de su catálogo completo

Dos de las obras de Casas, una de Julià y un autorretrato, que pueden verse estos días en Gothsland.
Dos de las obras de Casas, una de Julià y un autorretrato, que pueden verse estos días en Gothsland.

En 2016 (y parte de 2017) se celebró el año Ramon Casas coincidiendo con el 150 aniversario del nacimiento del mejor pintor del modernismo catalán. Los múltiples actos organizados: 52 conferencias, 23 exposiciones y nueve publicaciones pusieron en el centro del mundo cultural al autor de obras como el Tàndem, Joven decadente, La carga o La Sargantain, entre otras muchas. Pero como suele ocurrir, tras la aparente saturación que se produce tras una celebración de este tipo, el artista o creador protagonista suele caer en el olvido hasta la próxima efeméride. Por suerte para Ramon Casas (1866-1932) hay quien está empeñado en que no ocurra así, sino todo lo contrario. Es el caso de Gabriel Pinós, propietario de la galería barcelonesa Gothsland (Consell de Cent, número 331) que, cuando nadie (Generalitat incluida) había pensado en celebrar el siglo y medio del nacimiento del pintor, el ya tenía en marcha una gran exposición en la que acabó reuniendo 130 obras del polifacético artista.

Primer volumen del catálogo razonado del artista.
Primer volumen del catálogo razonado del artista.

Ahora Pinós también está de conmemoración: la galería la inauguraron sus padres hace 40 años, y lo celebra con una muestra museística en la que ha reunido 40 obras (una por año) del mismo Casas que ya han visto más de 4.000 personas. Este inquieto amante del arte ha lanzado dos iniciativas relacionadas con el pintor: el primer volumen del catálogo razonado del artista que reunirá todos los dibujos, pinturas y carteles. En este primero, un millar, algunas de ellas inéditas o muy poco vistas. “No se trata de un catálogo al uso que estaría obsoleto en el momento de salir impreso”, explica. Las obras están ordenadas por temas elaborados por especialistas: Juan C. Bejarano aborda los autorretratos de Casas; Fàtima López reúne las 100 obras que produjo durante los seis meses que pasó en París por la Exposición de 1900; Emiliano Cano repasa los múltiples retratos de su musa y esposa Júlia Peraire; Jordi Sánchez Ruiz sitúa el contexto del artista y la ingente producción de retratos de celebridades, amigos y familiares que realizó; Santi Barjau repasa los 53 carteles publicitarios realizados a lo largo de 30 años; Vicente de la Fuente aborda uno de los temas preferidos del pintor: las majas y los toros; Sebastià Sánchez Sauleda realiza un avance de su tesis doctoral, inédita, sobre la colaboración entre Casas y Charles Deering, propietario de Maricel, magnate y mecenas del artista. También dos temas del propio Pinós que repasa los modelos de bicicletas (como el tándem Gladiator con el que se pintó junto a su amigo Pere Romeu en 1897) y los 13 autos que Casas compró, siempre en París, y que usó y pintó en muchas de sus obras.

El pintor creó unas 5.000 obras de las que solo 3.000 están identificadas

“No queríamos que fuera otro catálogo más de una retrospectiva”, explica Pinós. La revisión de este gran número de obras ha permitido comprobar el alto número de falsificaciones que circulan atribuidas a Casas. “Hay que acabar con todas las falsificaciones, copias de las originales, que rondan las 5.000 obras, de las que unas 3.000 están identificadas. Hasta ahora solo existía un catálogo razonado de los óleos, 670 piezas, elaborado por la historiadora del arte Isabel Coll. Quedan unas 2.000 obras de las que no se tiene información, por lo que hay que seguir investigando”, explica este experto que resalta el hecho de que muchas de las obras de Casas acabaron en manos de particulares y que no hay ninguna de ellas en un museo público internacional. "Algo que es inexplicable porque está al nivel del arquitecto Gaudí, pero en pintura”.

Para acabar con todas las obras falsas Pinós ha impulsado la Asociación Ramon Casas con la intención de preservar y promover el conocimiento de la obra del modernista. Y pese a que la familia de Casas se mantiene en un segundo plano, la nueva entidad cuenta con Jaume Codina, sobrino biznieto de Casas, como presidente de honor. “La asociación emitirá informes, que no certificados, sobre las obras, algo que hasta ahora no ha hecho nadie”, explica el galerista que preside, hasta dentro de unos meses, el Gremio de Galerías de Arte de Cataluña. “La asociación cuenta con un comité de cuatro reconocidos expertos que elaborarán un informe que incluirá el resultado de los análisis científicos realizados en una universidad catalana. Eso acabará con las falsificaciones”, según Pinós.

Durante la conversación con Pinós suena el teléfono en la galería. Al otro lado del aparato un coleccionista de Madrid que acaba de comprar cuatro posibles obras de Casas que quiere saber si son auténticas. Tras colgar Pinós dice: “Es el primero que llama. Se habrá enterado por internet del nacimiento de la asociación. A ver si hay suerte”.

Cuatro reconocidos expertos emitirán informes junto con análisis científicos

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >