Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento ordena el cierre de 340 pisos turísticos

Otras 346 viviendas se encuentran en la fase de alegaciones previa al cese de actividad

Dos usuarios de una plataforma de alquiler de apartamentos turísticos a su llegada a la vivienda alquilada en Madrid.
Dos usuarios de una plataforma de alquiler de apartamentos turísticos a su llegada a la vivienda alquilada en Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid ha ordenado el cierre de 338 pisos turísticos entre agosto y el 14 de noviembre. Otras 346 viviendas que tampoco tienen permiso que ampare esta actividad están en trámite de audiencia previo al cese de actividad. En ese periodo se han inspeccionado casi 7.000 viviendas de prácticamente 286 edificios. y se ha concluido que el 14%, unos 1.000, eran de uso turístico. El Ayuntamiento ha recibido 1.173 denuncias sobre hospedajes de este tipo que se concentran sobre todo en el distrito Centro de la capital.

Los pisos que la corporación ya ha ordenado clausurar o que están a punto del cierre son 684, pero hay otros 26 sobre los que se ha abierto expediente de cese y clausura. De esas, apenas 23 viviendas estaban legalizadas y otras tres están en trámite de alta, según el informe mensual del municipal, correspondiente a noviembre.

En agosto el Ayuntamiento lanzó una campaña de inspección coordinada por la Agencia de Actividades (ADA), que fichó a 22 inspectores para reforzar su equipo: 10 arquitectos superiores, cuatro técnicos de gestión (rama jurídica) y ocho auxiliares administrativos. Desde entonces, se han inspeccionado 6.926 viviendas en 286 edificios y se ha concluido que 967 eran pisos de uso turístico. Sobre la mesa del ADA hay 1.173 expedientes, fruto de denuncias. Casi tres de cada cuatro se concentran en el distrito Centro (859, que representan el 73,2% de las quejas), seguido de Moncloa-Aravaca (119, un 10,14%), Chamberí (46, el 3,9%), Salamanca (42, 3,5%) y Arganzuela (41, 3,4%).

Los inspectores acuden a los inmuebles para valorar qué pisos están ocupados de forma estable y cuáles se alquilan a turistas. Buscan indicios y encuentran algunos evidentes, como cuando se encuentran mostradores con folletos, cajetín de llaves, etc. También se informan a través de registros públicos y publicidad en internet, en plataformas como Airbnb y Homeaway. En esas visitas de inspección los profesionales municipales han podido constatar que de las 967 viviendas identificadas, 532 se estaban dedicando a la actividad turística, porque así se lo han confirmado sus ocupantes.

De los 286 edificios inspeccionados, el personal municipal observó que en el 13% de los casos (38 inmuebles), se dedicaba al alquiler temporal para turistas entre el 50 y el 100% de los pisos y apartamentos. Para el Ayuntamiento, son situaciones que “repercuten en la calidad de vida de las viviendas habituales que conviven con tales porcentajes de alojamiento en sus edificios”.

El Área de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) divide en tres áreas concéntricas, que llama anillos, el Plan Especial de Hospedaje, que está en tramitación. El primero de ellos corresponde a la almendra central —son los barrios de Palacio, Embajadores, Sol, Cortes, Justicia y Universidad—, donde han inspeccionado 3.732 viviendas de las que al menos 729 se dedican al turismo.

Choques institucionales

Ámbitos de estudio del plan especial para la regulación del hospedaje del Ayuntamiento de Madrid.
Ámbitos de estudio del plan especial para la regulación del hospedaje del Ayuntamiento de Madrid.

En el anillo 2 los inspectores han visitado 1.880 pisos y han deducido que 152 son turísticos. En el anillo 3, más periférico pero todavía dentro de la M-30, se han comprobado 751, de los que 50 son para alquiler de cortas temporadas. En el resto de la ciudad, más allá de la M-30, se han revisado 563 y se han encontrado 36 dedicadas al hospedaje.

En expedientes que afectan a 463 alojamientos el Ayuntamiento ha pedido información complementaria a la Comunidad de Madrid, al no haber podido comprobar durante la inspección el ejercicio de esta actividad. Según denuncia, la Comunidad no ha facilitado acceso a su registro de empresas turísticas. Esto “dificulta que la Administración municipal pueda ejercer la competencia en materia de inspección y disciplina”, se queja.

El contrato de los inspectores finalizaba el 22 de diciembre, pero la corporación local va a prorrogarlos un mes, según adelantan fuentes de DUS. El 1 de febrero arranca un nuevo programa temporal de un año ampliable hasta tres, que está en tramitación. El Ayuntamiento quiere regular la actividad del hospedaje turístico en apartamento privados, como otras ciudades, pero se ha topado con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que considera que la regulación perjudica a la competencia y a los consumidores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información