Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marte cumple un lustro junto a 8.000 ‘marcianos’ enamorados del arte en Castellón

La quinta edición de la feria de arte contemporáneo alcanza un nuevo record de visitantes

La artista Verónica Ruth Frías durante su espectáculo Art Now junto a ocho mujeres de la cultura de Castellón.

Sin tornos que cuantifiquen el número de visitantes ni programas informáticos predictivos es difícil concretar la afluencia a una feria de arte. Aún más complejo resulta averiguar el volumen de negocio de las galerías, poco dadas a compartir sus éxitos y aún menos sus fracasos. Sin embargo, Marte, la feria de arte contemporáneo de Castellón, cerró este domingo la edición en la que cumplía su primer lustro con un moderado optimismo entre sus galeristas, menos disimulado en boca de su director. ¨En cinco años hemos conseguido ser no solo la única feria de arte contemporáneo de la Comunidad Valenciana sino la más importante del Mediterráneo¨, señala Enrique Bocángelus, director de la feria junto a Joan Feliu.

Si en 2017 sus organizadores se propusieron alcanzar los 10.000 visitantes y la cifra final se acercó a los 6.700, este año el recuento de visita supera los 8.000, una cifra que la organización extrae de la taquilla del Auditorio y Palacio de Congresos de Castellón y de las cinco exposiciones paralelas a la feria oficial, así como de las invitaciones repartidas entre coleccionistas, galeristas y artistas.

La feria ha exhibido como banderín de enganche una cuidada selección de artistas (Enrique Marty, Jorge García, Cristina Toledo o Marcelo Viquez) con obras a precios asequibles, perfectos para iniciarse en el coleccionismo. ¨La de este año ha sido una propuesta artística más equilibrada, sin grandes altibajos de calidad. Sabemos que viajar a Castellón para un coleccionista o un galerista venido de la otra punta de España es como viajar a Marte. Por eso nos partimos la cara buscando coleccionistas dispuestos a comprar, patrocinadores que apoyen el evento y presupuesto institucional¨, dice sobre la feria, que cuenta con el apoyo de la Diputación de Castellón. ¨Estamos en la periferia de la periferia, entre dos auténticos monstruos como son Valencia y Barcelona. Pero no renunciamos a la ambición nacional e internacional¨.

La feria, que este año tenía como lema ¨La conquista de las emociones¨, ha cerrado además algunas ventas institucionales como la de Naranjas con Arte (a Nicolás Laiz Placeres) o la efectuada por la propia Feria, que ha sido comisariada por Avelino Sala y Fernando Gómez de la Cuesta, con una selección de artistas alejados del formalismo y la reproducción y con un nexo común: la dialéctica entre el engaño y la certeza; la emoción y la razón; la ciencia y magia.

Ahí estaban el gabinete de curiosidades bellas y siniestras de la leonesa Laura Salguero (sirva de ejemplo una delicada escultura de un rata de dos cabezas); la instalación de fotografías intervenidas, con un toque punk, de Jorge García, los dibujos plagados de humor negro del uruguayo Marcelo Viquez; las obras distópicas del lanzaroteño Nicolás Naiz, fuertemente inspiradas por César Manrique (como sus calaveras translúcidas repletas de plásticos de colores que recoge en la playa de Famara); la obra autobiográfica y conceptual de Xavi Muñoz, que ha llevado a la feria un rosal plagado de espinas, expuesto junto a una almohada esculpida en piedra con la forma de su cabeza. También de la selección de los comisarios son las pinturas aparentemente plácidas de Cristina Toledo, que reflexionan sobre la cosificación de la mujer o la tiranía de la belleza, las pinturas hiperrealistas de Iván Franco, que juegan con la percepción del espectador, o las performáticas de Mariana Sarraute, algunas de cuyas obras salen disparadas de sus marcos.

Un espectáculo por la paridad

Marte, que en su anterior edición consiguió la paridad de sexos entre los artistas seleccionados, no ha logrado por poco alcanzar ese umbral este año, aunque reservó uno de sus apuestas más fuertes para Art Now, el trabajo de la perfomer Verónica Ruth Frías sobre la invisibilización de la mujer en el mundo del arte, titulado así en alusión al volumen de la editorial Taschen que compila los principales nombre de artistas del arte moderno y que, pese a su aparatoso tamaño, apenas dedica presencia alguna a las mujeres artistas. Durante su actuación, Frías asciende hasta la cima de una pila de libros dedicados al arte, repleto de nombres de varón. La pieza, ya se presentó en la Fundación Rafael Botín de Córdoba y en el Festival Maf de Málaga, se presentó por primera vez con la colaboración ocho mujeres vinculada a la cultura de Castellón, entre otras la comisaria Lidón Sánchez, la profesora titular de Literatura Norteamericana de la Universitat Jaume I de Castellón, Nieves Alberola o la presidenta de Betxi Art Compromés Susana Calpe.

¨Aunque las mujeres no aparezcamos en los libros de historia del arte, formamos parte de ella. Como mujer quiero ser un pilar de la cultura. Por eso debemos crear redes entre nosotras¨, comentaba el sábado Ruth Frías poco antes de su actuación, vestida de rojo sangre, símbolo de la sangre perdida en la lucha por el empoderamiento. ¨Por primera vez en las ferias de arte se debate sobre el tanto por ciento de mujeres presentes. Por fin se habla de hacer ferias paritarias porque sus organizadores saben que hay un movimiento de mujeres artistas pendientes de garantizar la presencia femenina. Ojalá no fueran necesarias las cuotas, pero hay que hacer algo para evitar que en ferias como ARCO solo un 5% de las artistas españolas sean mujeres¨, señala la artista performática. Verónica Ruth Frías, que participa esta semana en una mesa de debate en la Universidad de Valencia en contra de la violencia de mujer, trabaja ahora en la puesta en escena de un réquiem en homenaje a las mujeres víctimas de la violencia de género, en colaboración con una orquesta sinfónica compuesta solo por mujeres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información