Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasación de Hacienda sobre los bienes de Sito Miñanco encalla el juicio por blanqueo

Las defensas tratan de sembrar dudas en el tribunal sobre la fiabilidad del sistema de valoración empleado por la Agencia Tributaria

Sito Miñanco, en el centro de la fotografía, en una imagen tomada por la Policía en Marbella durante un seguimiento.
Sito Miñanco, en el centro de la fotografía, en una imagen tomada por la Policía en Marbella durante un seguimiento.

Los informes periciales de la Agencia Tributaria sobre el valor de los bienes patrimoniales adquiridos por la sociedad Inmobiliaria San Saturnino que suponen la principal prueba de cargo para que el fiscal de delitos económicos los vincule al narcotraficante José Ramón Prado, Sito Miñanco, se han convertido en el principal blanco de las defensas de los cinco acusados de blanqueo de dinero, tasaciones que han impugnado. Todos ellos afrontan condenas de seis años de prisión y multa de diez millones de euros.

Los peritos que han declarado como testigos para defender sus informes han acaparado las dos últimas sesiones del juicio que este lunes se ha encallado en la tasación de los activos de la inmobiliaria de Cambados, cuya fiabilidad ha sido cuestionada insistentemente por los abogados de los procesados. Estos se han afanado en demostrar que no hay pruebas de que se hubiese alterado el precio real de los inmuebles en la contabilidad de San Saturnino, patrimonio cuyo decomiso solicita el fiscal Jesús Calles, además del cierre de la empresa.

La perito que firmó los informes de tasación ha declarado que solo tenía tres días para visitar in situ las propiedades que previamente aparecían en el sistema informático de la Agencia Tributaria, pero dijo que no recordaba si las había visitado todas. “Sería complicado recordarlo con tanta finca”, comentó al tribunal. Explicó la inspectora que la tasación la hizo observando desde fuera cada uno de los inmuebles, haciendo un cálculo sobre la antigüedad de la construcción pero sin valorar el interior de cada uno de ellos. “No entramos en las propiedades, mas bien nos prohíben que nos acerquemos a las casas porque puede haber perros peligrosos”, argumentó.

Pero a preguntas de Gonzalo Boye, el abogado de Prado Bugallo, la testigo admitió que, con más tiempo y entrando en las propiedades, “la valoraciones se harían de otra forma”, por ejemplo si fueran para una entidad bancaria. En la misma línea se pronunció cuando la perito fue interrogada por Alejandro Vega, el defensor de la hija de Miñanco, sobre la casa donde reside en Sanxenxo.

Sobre la metodología empleada por la Agencia Tributaria para hacer las tasaciones, la técnico explicó que su cometido era el trabajo de campo, localizando las propiedades. Para ello previamente se guiaba por la información catastral y cartografía aérea de la que dispone Hacienda en su base de datos y seguía el método de comparación del valor de mercado con otras fincas del entorno.

La testigo también explicó que las conclusiones de sus informes, de los que se ratificó en su totalidad, los enviaba después a la empresa Valmesa, con la que trabaja la Agencia Tributaria para hacer las tasaciones de las propiedades. Sin embargo admitió que la valoración que ella hacía no siempre era la definitiva porque los informes eran supervisados por tasadores expertos de la empresa de A Coruña y Madrid. “No puedo decir que sea mía toda la tasación”, reconoció la perito.

Por último, compareció el arquitecto municipal del Ayuntamiento de Sanxenxo para ratificar los términos en los que se llevó a cabo la recalificación urbanística de varias fincas tasadas en 1,2 millones de euros mediante un plan parcial. El juicio se reanudará el próximo lunes con la comparecencia de los tasadores expertos de Valmesa que revisaron las pruebas periciales de la acusación y que previsiblemente declararán por videoconferencia. El tribunal anunciará entonces el calendario de las siguientes sesiones, en las que el fiscal y las defensas presentarán sus informes finales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >