Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un excursionista saca a la luz una nueva huella de dinosaurio en Morella

La icnita, de 30 centímetros de longitud, casaría con las pisadas del ‘Morelladon beltrani’, la nueva especie descubierta en la localidad castellonense hace tres años

El alcalde de Morella, con chaqueta azul, frente al bloque donde está incrustada la huella, y a su lado, el palentólogo José Miguel Gasulla.
El alcalde de Morella, con chaqueta azul, frente al bloque donde está incrustada la huella, y a su lado, el palentólogo José Miguel Gasulla.

Fue un excursionista y aficionado a la paleontología, Juan José Oliva, vecino de la localidad de Alcanar (Tarragona), quien dio con el hallazgo a finales del pasado mes de septiembre. Una icnita de dinosaurio en el término municipal de Morella, en Castellón, concretamente en la zona de la Fábrica Giner. Y dio aviso inmediato al personal del Museo Temps de Dinosaures de la localidad de Els Ports. Días después del hallazgo, y tras valorar su autenticidad y situación, todo apunta a que la huella, por su tamaño, sería concordante con la del dinosaurio ornitópodo Morelladon beltrani, la nueva especie descubierta hace tres años también en la misma formación geológica de Morella. Un ejemplar que habitaba el sur de Europa hace 125 millones de años, en el Cretácico Inferior.

La huella, con una longitud de unos 30 centímetros, es tridáctila, con los dedos relativamente anchos y alargados, sobre todo el central. Preliminarmente, los dedos anchos y su terminación redondeada, junto al talón ligeramente alargado con dos escotaduras laterales, es lo que sugiere la posibilidad de que el autor de la huella fuera un dinosaurio ornitópodo de tamaño mediano. Unas dimensiones que, sostienen los expertos, casarían con las pisadas del famoso Morelladon beltrani, de seis metros de largo, dos y medio de alto y una tonelada de peso, emparentado con el Iguanodon.

El profesor de la UNED, Francisco Ortega, y el paleontólogo morellano José Miguel Gasulla, han destacado la importancia de esta huella, localizada “en una zona donde sólo habíamos encontrado huesos”. Además, el bloque de roca donde se encuentra no es lo habitual, como sí lo son las arcillas rojas de la zona, una de las referencias más frecuentes en la historia de los vertebrados fósiles de la península. También han mostrado su satisfacción por lo oportuno del descubrimiento: “Estábamos trabajando recientemente en estas especies, como la del Morelladon, y es una doble satisfacción para nosotros”, han dicho.

La huella se encuentra en una de las superficies de un bloque de roca arenosa en forma de prisma rectangular. Dicho elemento rocoso se habría desprendido de la cornisa erosionada del margen izquierdo del río Bergantes, a su paso por la Fábrica Giner y muy cerca del cauce. El bloque de roca arenosa pertenece a los sedimentos de la parte alta de la Formación Morella, que se interpreta como depósitos de una llanura mareal con canales.

Los técnicos del Museo han señalado que en realidad se trata de un contramolde y por tanto se situaría en la base del estrato. Un estrato que cubriría la huella real, es decir, la publicación deficiente dejada por el dinosaurio a su paso por el sedimento, han informado desde el Ayuntamiento de Morella.

El alcalde de la localidad, Rhamsés Ripollés, ha valorado muy positivamente este hallazgo. “Ha sido una agradable sorpresa y muy buena noticia para el patrimonio paleontológico morellano, que servirá para darle, si cabe, más interés”.

En los últimos días se ha procedido al rescate del bloque que contiene la huella y a su almacenamiento en dependencias de la Fábrica Giner, donde los técnicos procederán a su limpieza y estabilización.

El rastreo de la zona en la que apareció la huella ha permitido localizar los niveles de donde procede y constatar la presencia de nuevos elementos que se encuentran todavía en su localización original.

El hallazgo de huellas complementa la información disponible sobre reptiles mesozoicos en Morella e incrementa los recursos didácticos y divulgativos del registro de dinosaurios de esta localidad.

El alcalde, Rhamsés Ripollés, ha aprovechado la coyuntura para pedir colaboración conjunta de las administraciones a fin de crear un centro de estudio paleontológico “a la altura” del patrimonio de la zona. “Esperamos que en poco tiempo llegan buenas noticias y podamos disponer de las instalaciones adecuadas para poner en valor estos recursos patrimoniales tan importantes”.

Morella es una de las localidades con más tradición en la paleontología de dinosaurios ibéricos. Se conocen referencias morellanas a estos reptiles del Mesozoico desde hace casi siglo y medio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >