Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liber arranca con los editores esperanzados

La potencial reducción del IVA al libro digital y la concordia institucional marcan la feria

Buenas caras y mejores augurios marcaron ayer la inauguración de la 36ª edición de Liber, el Salón Internacional del Libro más importante del sector en lengua española, que hasta el viernes espera acoger unos 10.000 profesionales en el Recinto Gran Vía de Fira de Barcelona. Como si la decisión, unas horas antes, de la Unión Europea de aprobar la propuesta de aplicar el IVA reducido a los libros electrónicos (histórica reivindicación de los editores) hubiera marcado el protocolo del acto, todo fueron parabienes. El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, aseguró: “Esa decisión permite que ya podamos hacerlo y a partir de ahora estudiaremos cómo se hace y espero que lo hagamos en breve”. Se lo había pedido hacía unos minutos en su parlamento el presidente de Liber y de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Daniel Fernández, que mezcló peticiones entre idílicas y pragmáticas: por un lado, que “la lectura y el libro vuelvan a estar en el centro de la vida cultural del país, convirtiéndolo en un elemento de cohesión y crecimiento de nuestras sociedades”. Para hacerlo posible, pidió un mayor esfuerzo de las administraciones para “recuperar los fondos destinados a bibliotecas”, así como la puesta en marcha de un hace ya tiempo reclamado Plan de Fomento del Libro y la Lectura que recoja las iniciativas presentadas por el sector, “propuestas que todos los partidos ya consideraron como necesarias”, recordó.

También tuvo un guiño con la situación sociopolítica, al recordar Fernández que en la FGEE, que cumple 40 años, “conviven en buena hermandad entidades de todas las regiones, lo que demuestra la capacidad que tenemos todos para dialogar y poner en marcha proyectos de interés común”. Y remacho ese espíritu con el ejemplo del propio Liber, que “se celebra en saludable alternancia entre Madrid y Barcelona”.

Guirao se puso en onda con la concordia al alternar en su parlamento catalán y castellano para solicitar al sector desde “este espacio de encuentro” que ayuden a la Administración a ofrecer en la Feria de Francfort de 2021, con España como país invitada, “la mejor imagen de nuestra cultura”.

A rebufo, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recordó la capitalidad editorial de Barcelona “tanto en catalán como en castellano”. Y la consejera de Cultura de la Generalitat, Laura Borràs, en nombre del presidente Quim Torra que no asistió alegando “problemas de agenda”, leyó los poemas La extranjera, de Dulce María Loynaz, y L’estranger, de Josep Palau i Fabre, para “ilustrar que todos deberíamos trabajar para no hacer a nadie más extranjero de esa gran patria que son los libros”. El mejor marco para hacer cultura y negocios.