Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los CDR retiran la bandera de España y cuelgan la ‘estelada’ en la Delegación del Govern de Girona

Un centenar de activistas ha entrado por la fuerza en el edificio oficial

Un centenar de los autodenominados Comités para la Defensa de la República (CDR) ha entrado a las 9.30 de este lunes por la fuerza en la Delegación del Govern de Girona. Los manifestantes han arriado la bandera española que colgaba en la fachada del edificio y la han arrojado al suelo. Acto seguido, han colgado una estelada, tras algún rifirrafe con los miembros de seguridad que trataban de impedirlo. Está previsto que se vuelva a colocar la bandera española, según han informado fuentes del Govern citadas por Europa Press. A media tarde, sin embargo, la bandera todavía no había sido restituida. 

Los CDR de Girona han comenzado la jornada del aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre cortando las vías de la estación del AVE. Sobre las 6.30, unos 400 manifestantes han conseguido que una de las puertas que estaba protegida por agentes de los Mossos d'Esquadra y vigilantes cediera. A continuación, han ocupado las vías durante dos horas. Con esta acción, han impedido que uno de los trenes del AVE que llegaba en ese momento pudiera completar su entrada en la estación para que los pasajeros pudieran bajar de manera normal del convoy.

Mientras, en Sant Julià de Ramis (Gironès), donde estaba previsto que Puigdemont votara en el referéndum ilegal del 1-0, se ha celebrado un acto institucional en el que han participado todos los miembros del Govern. En la primera fila del acto se han colocado sobre sillas vacías claveles y retratos de los líderes independentistas encarcelados y huidos de la justicia española. También se ha homenajeado, con actuaciones musicales y populares, a las personas que el año pasado sufrieron cargas policiales en los colegios habilitados para votar.

Una cadena humana ha hecho llegar una urna al pabellón deportivo y mientras el Govern celebraba una reunión en el Ayuntamiento, los vecinos han votado simbólicamente sobre la independencia de Cataluña. También han escrito en libretas textos para los encarcelados y huidos.

A mediodía, miembros de los CDR y ciudadanos convocados por la plataforma Girona Vota se han concentrado en la plaza U d’Octubre. Alrededor 3.000 personas han asistido a un acto que ha contado con la participación de todas las formaciones independentistas del Consistorio. También han participado representantes de dos colegios donde se produjeron cargas policiales, así como el conseller Jordi Puigneró y la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, entre otros. Madrenas ha defendido la movilización del año pasado, a la que ha definido como un "acto inmenso de coraje”. Asimismo, ha llamado a "seguir manteniendo los actos de soberanía como hicimos el 1-O y esto significa que no debemos dejar pasar ni una”.

Madrenas ha avanzado que mañana en el Parlament “habrá otro acto de soberanía, porque resulta que el juez Llarena tiene la barra de presentar en el Parlament un escrito en el que dice que nuestros presos políticos, nuestros exiliados, la gente que ha luchado por nuestras libertades son unos delincuentes. ¿Cómo se atreve?", ha dicho. "Si esperan que aprobemos que estos seis diputados sean suspendidos de sus funciones públicas están muy equivocados porque les diremos que no”.

Por su parte, unos 1.500 estudiantes de las Universidad de Girona se han concentrado sobre las 13.00 frente al edificio de la subdelegación del Gobierno en Girona. En pocos minutos, ambas concentraciones se han disuelto hasta la siguiente convocatoria, que se producirá a las 19.00 de nuevo frente a la subdelegación.

Más información