Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATIO DE VECINOS

“El Ayuntamiento lleva de boquilla esto de la bici”

La iniciativa ciudadana Carril Bici Castellana, que demanda infraestructura ciclista en la avenida madrileña, gana el premio Muévete Verde en la categoría de implicación ciudadana

José Rossi, miembro de la Plataforma Carril Bici Castellana posa con su bici en el centro de la Castellana en Colón, Madrid.
José Rossi, miembro de la Plataforma Carril Bici Castellana posa con su bici en el centro de la Castellana en Colón, Madrid.

Carril Bici Castellana surgió espontáneamente. “Fue a través de Twitter”, cuenta José Rossi (Madrid, 1966), uno de los portavoces de la iniciativa que reclama la creación de un carril bici en la avenida madrileña. “No sentíamos que nuestra visión de la bici estuviera representada”, añade. De la red social nació un grupo y de ahí, una demanda en Change.org: en pocas horas consiguieron miles de firmas y ya rozan las 27.000 (su cuenta de Twitter es @CB_Castellana). Además, hoy reciben el premio Muévete Verde del Ayuntamiento de Madrid en la categoría de implicación ciudadana.

¿Por qué carril en Castellana?

Es un eje clave y sería un ejemplo para toda la ciudad. La Castellana tiene una docena de carriles para los coches, por quitarles un par para la bici no pasa nada.

Algunos conductores no piensan lo mismo, incluso algunos ciclistas…

Son los llamados calzadistas, un término que no nos gusta mucho. Son ciclistas que defienden que el sitio de la bici es la calzada —algo que defendemos todos porque la acera es para los peatones—, pero compartiendo espacio con los vehículos. Dicen que no hay que hacer nada para fomentar el uso de la bici, solo pedalear entre los coches. La idea de compartir espacio es muy bonita, pero es utópica: el coche tiene una violencia vial que la bici no puede aguantar.

¿Funciona ese modelo?

Solo hay que mirar los números. En Madrid la movilidad ciclista no supera el 1% de los recorridos diarios. En la capital hay 9.300 calles, pedimos que haya un carril bici en 20 o 30 avenidas clave. Con esa red, además de quitar espacio al coche, la ciudad se inundaría de pedaleantes. Las tesis calzadistas y la inacción política están dejando a Madrid descolgado de la bicicleta. Entiendo que un carril bici enfada a mucha gente, por eso tiene que ser una apuesta valiente.

¿Por qué no se anima más gente a pedalear?

Por miedo; la gente no se atreve. De los pocos que van en bici por Madrid, el 70% son hombres de entre 30 y 50 años. Además, cuando se pregunta a la gente (ciclistas y no ciclistas) qué necesitarían para ir en bici, dicen que carriles segregados.

¿Cuál es la excusa para no hacerlos?

No hacer nada siempre es mucho más barato que hacerlo. Si, además, tienes un pequeño —pero ruidoso— grupo de ciclistas que defiende la circulación en calzada y critica cualquier infraestructura, se acabó. Te pongo un ejemplo: el carril bici de Santa Engracia, que funciona y está bien hecho, ha recibido unas críticas salvajes. Así a los políticos les cuesta.

¿Se sienten apoyados por el Ayuntamiento?

Pensábamos que este Ayuntamiento iba a cambiar la ciudad, pero parece que lleva de boquilla esto de la bici. Es triste, pero como defensores de la bicicleta, hemos de reconocer que Ahora Madrid ha hecho muy poco más que lo que hizo el PP de Ana Botella. Estamos dentro de un círculo bicioso, con b de bici: sin infraestructura ciclista, no hay bicis; sin masa crítica de bicis, no quieren hacer infraestructura. Y así seguimos.

¿Habéis sido engañados?

Hemos sido engañados. El equipo actual creó mucha ilusión en el mundillo porque Equo estaba dentro, pero dentro del Consistorio hay algunos actores, como José Manuel Calvo [concejal de Desarrollo Urbano Sostenible] que parece que toma como suyo el modelo de [Ana] Botella de ciclocarriles. Y no es suficiente.

Pueden no hacerles caso, pero el Ayuntamiento les premia.

Eso reafirma que dentro del equipo hay varias sensibilidades con respecto al tema. [Los premios Muévete Verde los organiza el Área de Medio Ambiente mientras que la construcción de infraestructura ciclista depende de Desarrollo Urbano Sostenible]. En cualquier caso, el verdadero premio para nosotros —y para Madrid— sería que el carril bici en Castellana fuese una realidad.

 

Una iniciativa muy ciudadana

La iniciativa Carril Bici Castellana no esperaba tener el éxito que ha conseguido. “El núcleo duro somos unas 25 o 30 personas; simpatizantes, miles”, dice Rossi. En el grupo hay expertos en movilidad, arquitectos, profesores… “Está siendo un trabajo duro, pero una experiencia muy enriquecedora”, añade.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram