El auge del sector servicios hace de Madrid la región con más horas extras sin pagar

En la Comunidad las horas extras no remuneradas superan a las que se pagan, y los empleos de calidad sufren más que los precarios, según un análisis de CCOO

Torre Picasso, donde se encuentra la sede de Google en España .(DVD 794)
Torre Picasso, donde se encuentra la sede de Google en España .(DVD 794)© Carlos Rosillo (EL PAÍS)

Casi un 30% del total de las horas extras no remuneradas en España se producen en Madrid. Esta es la cifra que el sindicato Comisiones Obreras estima, a raíz de los datos del Instituto Nacional de Estadística, y que refleja un total de 836.000 horas a la semana no pagadas. La razón de esos números se encuentran en el desarrollo del sector de servicios en la región, que ocupa más del 80% del mercado laboral. Este sector va desde la enseñanza, hasta el financiero, y en él es habitual ver a trabajadores quedarse más tiempo en la oficina, sin recibir dinero por ello. Las últimas cifras confirman la tendencia, pero el fenómeno se está agudizando.

“En todo el Estado las horas extraordinarias pagadas superan a la no pagadas, pero en Madrid es al revés, y la Comunidad está a la cabeza de las horas extras no pagadas en España”, lamenta una portavoz de Comisiones Obreras. La sindicalista explica que este liderazgo se debe al número neto de trabajadores afectados (192.000, frente a los 116.000 de Cataluña), y que responde, sobre todo, a un factor. “La explicación es que las horas extraordinarias se concentran en sectores que tienen mucho peso en Madrid. Estos son el sector financiero -de bancos, seguros, etc.-, luego las actividades inmobiliarias y las que tienen que ver con la ciencia y la tecnología, y finalmente la educación”.

Más información
Cataluña hizo 35 millones de horas extra en 2017
El perfil del trabajador que no cobra las horas extra: hombre, fijo y oficinista

Estos cuatro ámbitos copan el 80% de horas extras no pagadas en la región, según CCOO. Un hecho que rompe con aquel cliché que suele identificar a los empleos más precarios, más horas extras no remuneradas. Una situación que los sindicalistas creen que “arroja un nuevo enfoque sobre la precariedad en sectores y ocupaciones que generalmente quedan fuera de ese análisis”.

“En muchos casos las horas extraordinarias no pagadas no se encuentran en los sectores que se identifican más con la precariedad y la inestabilidad, sino con actividades que exigen cualificación y en las que la desregulación de las jornadas de trabajo se convierte en un elemento de empeoramiento de las condiciones, de explotación laboral y de ahorro de costes salariales”, mantiene CCOO.

La radiografía regional del empleo corrobora este análisis. El sector servicios ha ganado peso en estos años. Ya acumula alrededor del 80% de la estructura productiva de la región, y concentra el 86% del empleo, frente al 76% a nivel nacional, según datos del INE. Una dinámica que, además, ha crecido paulatinamente, después de tocar fondo en 2014. Entonces los trabajadores del sector de servicios eran 300.000 menos que ahora.

El gobierno de la Comunidad asume la importancia de realizar más controles e inspecciones. Una tarea que, sostiene, corresponde al Ministerio de Trabajo. Por ello, la Comunidad “insta al Gobierno de la Nación a que ejerza sus competencias y siga reforzando el control en esta materia a través de la Inspección de Trabajo”, señala un portavoz del gobierno regional de Ángel Garrido.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo, ahora dirigido por la ministra Magdalena Valerio, recuerda que el nuevo ejecutivo socialista ha aprobado en julio el Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020 que pretende atacar las situaciones de abuso laboral existentes. El plan incluye 75 medidas, entre las cuales se encuentra la “lucha contra los abusos en la contratación a tiempo parcial, los excesos de jornadas y horas extraordinarias no pagadas”. El departamento de Valerio promete la incorporación de 833 nuevos inspectores y subinspectores: un aumento del 23% del total de la plantilla.

El sindicado recuerda que la cuestión no es baladí. Trabajar más de lo debido, sin obtener un retorno económico, es un asunto laboral, pero también de salud, agrega CCOO. “Las horas extras tienen un efecto sobre la salud, sobre la vida personal y familiar y también sobre la vida social”, advierte el sindicato, que apunta: “Sobre todo de aquellos para los que las horas extraordinarias no son un hecho excepcional, sino algo cotidiano”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS