Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez dicta una orden de alejamiento para el agresor de la mujer que quitaba lazos amarillos

La víctima detalla a los agentes que fue agredida por motivos ideológicos y que recibió insultos racistas

Lazos amarillos Cataluña
Lazos amarillos en el parque de la Ciutadella. EFE

Un juez de guardia de Barcelona ha dictado una orden de alejamiento contra el hombre investigado por agredir a una mujer que retiraba lazos amarillos en el parque de la Ciutadella de Barcelona. A petición de la fiscalía, el juez ha ordenado al acusado que no se acerque a menos de 500 metros de la mujer. El hombre, que ha sido detenido esta mañana por el Cuerpo Nacional de Policía (CNP), se ha acogido a su derecho a no declarar. Según han explicado fuentes de la investigación, la instrucción se sigue por un delito de odio y otro de lesiones. Estas lesiones, según las mismas fuentes, serían de carácter leve, ya que la mujer presenta una desviación del tabique nasal (y no una fractura), que requirió de una primera asistencia, pero no de ingreso hospitalario.

La policía arrestó al presunto agresor 24 horas  después de que la víctima denunciara con todo detalle los hechos ante la Policía y no ante los Mossos d'Esquadra. Los hechos ocurrieron el sábado al mediodía frente al parque de la Ciutadella y las versiones sobre lo acontecido son diametralmente opuestas. Según la mujer, el hombre le pegó un puñetazo en la nariz porque estaba retirando lazos amarillos —un símbolo independentista que solicita la liberación de los líderes políticos encarcelados por el procés— junto al parque. El hombre, que presentó una denuncia contra ella ante los Mossos, sostiene que no actuó por motivaciones políticas, sino que le recriminó que, al tirar los lazos al suelo, estaba ensuciando la ciudad.

La víctima acudió ayer a la Policía Nacional para detallar su versión de los hechos. Según el relato de la denuncia, facilitado por Ciudadanos la pareja de la mujer es militante del partido la agresión comenzó cuando el hombre le propinó un golpe en el lado derecho de la cara que le hizo perder el equilibrio y caer al suelo. Una vez consiguió incorporarse, "el denunciado se abalanzó sobre ella y empezó a darle puñetazos en la cara y otras partes del cuerpo, haciéndola caer nuevamente al suelo y echándose sobre ella para continuar agrediéndola". 

Según la mujer, los hechos tuvieron lugar sobre las 12.20 horas, cuando caminaba con su marido y sus tres hijos menores por la acera del paseo Pujades, que delimita el parque por la parte superior. Fue entonces cuando, junto a su marido, retiraron unos cuantos lazos amarillos anudados en la verja del recinto. El relato proporcionado por Ciudadanos sostiene que un hombre que caminaba por esa misma acera empujando a una mujer en silla de ruedas, les increpó gritándoles que por qué quitaban los lazos, que iba a llamar a la policía. "El marido de la denunciante le contestó que unos tenían derecho a ponerlos y otros a quitarlos", recoge el texto.

La denunciante se dirigió a sus hijos en ruso, como suele hacerlo, para decir que se iban a su casa. En este momento, según su versión, el hombre le dijo: "Extranjera de mierda, vete a tu país y no vengas a joder la marrana aquí, ¿eres rusa?. El hombre le exigió que le contestara y ella dijo: "Sí, soy rusa y también soy de aquí". Luego, la mujer recibió presuntamente la paliza.

El marido de la agredida intentó quitarle el hombre de encima pero no pudo y tuvo que ser ayudado por otros peatones que acudieron a su auxilio. "Cuando lograron separarlo, el agresor huyó con la señora en silla de ruedas", asegura el relato de la denuncia. "Mientras su marido calmaba a los niños, pidió a la gente que retuvieran al agresor pero, al no hacerlo, ella misma le siguió hasta que aparecieron unos agentes de los Mossos, que lo retuvieron". 

Una ambulancia trasladó la herida al Hospital del Mar, donde le practicaron un TAC y le diagnosticaron "desviación del tabique nasal, con dolor intenso a la palpación, presencia de contusión maxilar derecha con pequeñas erosiones ciliares izquierdas". La mujer declaró que al día siguiente, como proseguían fuertes dolores, acudió a un centro médico, donde le pautaron analgésicos y reposo. 

La versión del agresor

El presunto agresor ofreció un relato distinto de lo ocurrido. “No le recriminé que quitara los lazos sino que ensuciase la ciudad porque los tiraba de malos modos al suelo. Le dije que iba a avisar a la guardia urbana y entonces esta señora se encaró conmigo. Estaba frente a la rejas del parque y es verdad que le giré la cara para que me mirase mientras le hablaba y entonces nos enzarzamos. Ella me dio una patada en los testículos y yo la golpeé. Finalmente, caímos al suelo y la gente nos separó. Cuando ocurrieron los hechos yo había sacado a pasear a un familiar en silla de ruedas, así que traté de calmarme y me fui”, explicó al diario digital Estrella Digital. Según confirmaron fuentes policiales, el hombre denunció los hechos ante los Mossos.  

Más información