Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agresor de la mujer que retiraba lazos amarillos niega que actuara por “cuestiones políticas”

Arrimadas anuncia que llevará el caso a la fiscalía por delito de odio

Lazos amarillos agresion
Lazos amarillos en el parque de la Ciutadella. EFE

El hombre que este sábado agredió a una mujer que retiraba lazos amarillos en Barcelona asegura que no lo hizo por “motivos políticos”. Joan G. sostiene que recriminó a la mujer por su incivismo: la vio tirar los lazos al suelo y le reprochó que estaba ensuciando la calle. Iniciaron entonces una discusión que acabó con los dos peleando en el suelo, según la versión del agresor. En un momento dado, según ha admitido el hombre en una entrevista en Estrella Digital, golpeó a la mujer en la cara aunque él recibió una “patada en los testículos”.

La víctima, de origen ruso y esposa de un militante de Ciudadanos, sostiene que fue atacada por retirar los símbolos indepentistas que piden la liberación de los políticos encarcelados por el procés. Esa es, al menos, la versión que ha trasladado el partido naranja.

Los hechos, que han incrementado el pulso político en torno a los lazos amarillos, ocurrieron a las puertas del parque de la Ciutadella. Los Mossos d’Esquadra fueron alertados por un ciudadano de que se estaba produciendo una pelea. Cuando llegaron al lugar, identificaron a tres personas: el agresor, la víctima —que tenía una “herida en la cara”— y la pareja de esta. La policía autonómica se ha limitado este domingo a decir que las versiones eran “contradictorias” y que los implicados, que fueron identificados pero no detenidos, expresaron su intención de interponer una denuncia.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, cree la versión que le ha trasladado el militante de su partido y este domingo ha insistido en el móvil político. Desde Jerez de la Frontera (Cadiz), Arrimadas ha expresado su “apoyo” a la familia, ha calificado los hechos de “intolerables” y ha anunciado que llevará el caso a la fiscalía por delito de odio. “No vamos a quitar hierro a las agresiones que se sufren personas que están retirando lazos amarillos”. El PP se ha sumado a esa hipótesis y ha anunciado su intención de abrir, en Barcelona, una oficina de asesoramiento a personas “denunciadas, sancionadas o agredidas” por retirar símbolos independentistas. El líder de los populares en la capital catalana, Alberto Fernández Díaz, ha agregado que la colocación de lazos en las calles “infringe la neutralidad” y “no respeta la pluralidad”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha condenado la agresión, pero ha pedido cautela a todas las partes —el incidente provocó el enésimo enfrentamiento en redes sociales entre independentistas y defensores de la unidad de España—“antes de hacer interpretaciones partidistas” del suceso.