Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan los suicidios y bajan las muertes por accidente en Madrid

La Memoria del Instituto Anatómico Forense de 2017 recoge mayor número de ingresos respecto al año anterior

Un grupo de antidisturbios vigila la entrada del Instituto Anatómico Forense.
Un grupo de antidisturbios vigila la entrada del Instituto Anatómico Forense.

Los suicidios en la región aumentaron en 2017 casi un 5%, mientras bajaron las muertes producidas por accidente en la misma proporción. Así se desprende a la Memoria del Instituto Anatómico Forense (IAF) del año pasado, que recoge un aumento del número de autopsias realizadas en ese ejercicio, con 134 casos más. Los homicidios son los que tienen menor incidencia dentro de las denominadas muertes violentas, con sólo un 4% y 31 fallecidos.

El Instituto Anatómico Forense, situado en la Facultad de Medicina de la Ciudad Universitaria, tuvo 2.178 casos durante el año pasado, de los que 2.110 terminaron en autopsias. El resto se debió a restos humanos, a muertes certificadas sin necesidad de necropsia y a estudios antropológicos. Por naturaleza médico-legal, dos de cada tres fallecidos correspondieron a muertes naturales (1.398), mientras que los 703 casos restantes se debieron a muertes violentas. Las 11 restantes fueron por “causas indeterminadas”.

Enero registró el mayor número de ingresos, con 217 casos, seguido de junio (194) y febrero (188). Los de menor trabajo para los forenses fueron agosto (142), mayo (161) y abril (162). Las muertes violentas se distribuyeron entre accidentes (355 casos; el 50,5%), los suicidios (311; 44,2%) y los homicidios (31; 4,4%). Hubo una muerte violenta por naturaleza indeterminada. El número de suicidios en 2016 se situó en 263, con un 40%, mientras que los accidentes llegaron a 367 casos, con un 55,35%. Los homicidios llegaron al 5%, con 33 muertes.

El mes con mayor número de homicidios en 2017 fue mayo, con siete fallecimientos. Le siguen agosto (6) y septiembre (5). En julio y abril no hubo asesinatos. Cuando más personas se suicidaron fue en junio (34), septiembre (33) y julio (30). Mayo (19) y febrero (20) fueron los últimos en muertes autolíticas.

Estas cifras representan el grueso de las autopsias que se realizan en la región. Eso sí, la cifra es más alta porque algunos partidos judiciales como Alcalá de Henares, Aranjuez, Alcorcón y Móstoles, entre otros, cuentan con sus tanatorios en los que los forenses hacen los estudios a los cadáveres. Los que sí se remiten siempre al Instituto Anatómico son las personas fallecidas por arma de fuego. Este centro dispone de un aparato de rayos X que permite ver la localización exacta de los proyectiles.

Uno de los planteamientos del fallido Campus de la Justicia, en Valdebebas, era la creación del Instituto de Medicina Legal. Ese sí iba a tener rango regional, por lo que estaba previsto que centralizase todas las autopsias.

La Memoria de 2017 del IAF recoge que se realizó la prueba del virus de inmunodeficiencia humano (VIH) a 1.272 cuerpos ingresados, de los que 36 dieron positivo (un 2,8%). Las autopsias también incluyen saber si los fallecidos habían consumido alguna sustancia psicoactiva. De los 225 casos analizados, 177 dieron positivo. Por sexos, los hombres dieron más positivos en alcohol, benzodiacepinas (lorazepam o diazepam, entre otras) y cocaína. En las mujeres, sobresalieron las benzodiacepinas, otros antidepresivos y otras sustancias orgánicas psicotrópicas.

El Instituto Anatómico también realizó análisis de drogas a 169 detenidos. En el caso de las mujeres, la mitad dio resultado negativo, mientras que esta cifra cayó al 35% en los hombres. La cocaína y las benzodiacepinas fueron las más abundantes.

El IAF también se encarga de tramitar los llamados servicios funerarios sociales. Estos se dan cuando no se localiza a los familiares del fallecido o, una vez avisados, estos declinan hacerse cargo del cuerpo. Durante 2017, se ha utilizado esta fórmula en 85 ocasiones. Lo normal es que servicios sociales los realicen los Ayuntamientos donde la persona fallecida residía o en su defecto por el de la localidad donde la persona murió.

La mayoría de estos casos provienen de la capital (51 en total), según la memoria. En algunos casos, la persona fallecida no reunía los requisitos exigidos por los Consistorios, “en especial en el Ayuntamiento de Madrid”. En estas situaciones, la Dirección General de Justicia de la Comunidad de Madrid se hizo cargo de estos casos que en 2017 fueron 32.

1.049 reportajes gráficos y 7.757 fotografías

El Instituto Anatómico Forense dispone de un departamento de fotografía que se encarga de realizar reportajes de las autopsias y los estudios forenses. Durante 2017, efectuaron una foto identificativa en formato digital a todos los ingresos. A ello se unieron 401 reportajes a cadáveres (206 para los juzgados de la plaza de Castilla y 195 para otros partidos judiciales). En anatomía patológica, realizaron 648 reportajes. Los fotógrafos entregaron durante ese año 7.757 copias en color en alta calidad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram