Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona detecta unos 3.000 niños no vacunados por decisión familiar

La comisionada de Salud, Gemma Tarafa, avisa de que la inmunidad de grupo está garantizada porque el 96,5% de los menores cumplen el calendario vacunal

Vacunación infantil.
Vacunación infantil.

El movimiento antivacunas cuenta con varios cientos de familias en la ciudad de Barcelona. La última Encuesta de Salud de Barcelona ha cuantificado la presencia de este fenómeno en la capital catalana y, aunque es muy minoritario, existe: el 1,5% de los niños barceloneses —unos 3.000, según el Ayuntamiento— no están vacunados y los motivos nada tienen que ver con indicaciones médicas. Las familias alegan cuestiones religiosas o ideológicas y, sobre todo, que no lo ven necesario o les preocupa la seguridad de las vacunas.

La comisionada de Salud, Gemma Tarafa, ha hecho un llamamiento a la calma y ha asegurado que el 96,5% de los niños están vacunados, por lo que la inmunidad de grupo está garantizada. Esto significa que, pese a haber un determinado número de personas no inmunizadas y, por tanto, expuestas a una serie de enfermedades infecciosas, la población está protegida contra estas infecciones porque hay una masa crítica muy amplia que sí se ha inmunizado contra esos patógenos. 

Sin embargo, no hay un riesgo cero —en 2015 falleció por difteria en Olot un menor no vacunado—. Tarafa ha avisado de que no hay que bajar la guardia. "Es importante decir que esos niños que no se vacunan no tienen problemas porque hay un porcentaje inmenso de niños que sí lo hacen”. La comisionada ha indicado que la situación de Barcelona "es buena con respecto a otras ciudades europeas", pero ha asegurado que el Ayuntamiento potenciará el plan de vacunación de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) que, entre otras medidas, envía una carta a las familias de los recién nacidos para recordarles los beneficios de la vacunación.

Los motivos que alegan las familias —no lo ven necesario, efectivo o seguro— también da un margen para actuar, ha dicho Tarafa. De hecho, la comisionada ha apostado por "hacer más pedagogía y explicar mejor" los beneficios de la vacunación. 

La implantación del calendario vacunal en Cataluña ha conseguido reducir en un 96% la incidencia de enfermedades vacunables en los últimos 30 años. La comunidad ha pasado de registrar 36.740 casos durante el año 1984 (cuatro años después de la introducción del calendario) a 1.506 en 2014.