Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

900 corredores evacuados en plena noche de tormentas en Gipuzkoa

Los organizadores de la Ehunmilak (100 millas) suspenden de madrugada la carrera de montaña y trasladan a todos los atletas a Beasain

Equipos de emergencia en la salida de la prueba de montaña Ehunmilak en Beasain (Gipuzkoa).
Equipos de emergencia en la salida de la prueba de montaña Ehunmilak en Beasain (Gipuzkoa).

Las fuertes tormentas que han producido numerosas descargas eléctricas esta pasada madrugada en Gipuzkoa han obligado a suspender las dos pruebas de la carrera de montaña Ehunmilak Ultra-Trail (Beasain-Beasain) y a evacuar a los 893 atletas que estaban tomando parte en la misma. Los atletas han sido neutralizados en Abaltzisketa y Azpeitia para trasladarlos en autobuses y vehículos de la Cruz Roja al polideportivo de Beasain. "Hemos tenido que parar la prueba porque estaba en peligro la seguridad de los participantes y de los voluntarios", ha explicado un portavoz de la organización.

Los corredores de la Ehunmilak (Cien millas), sobre un recorrido de 168 kilómetros por la montaña, y en la G2H, de 88 kilómetros de distancia, tomaron la salida el viernes a las 18.00 pese a que se había declarado una alerta amarilla por riesgo de tormentas y los pronósticos del tiempo anunciaban fuertes lluvias durante la pasada noche. Ante la sucesión de rayos y truenos durante esa madrugada, los organizadores se han visto forzados a suspender las dos pruebas. Los corredores de la Ehunmilak han sido neutralizados en Azpeitia, cuando llevaban 52 kilómetros de carrera, y los de la G2H, a los pies del monte Txindoki, en Abaltzisketa, en el kilómetro 17 del recorrido.

Los responsables del club Arrastaka Mendi Taldea se dieron 30 minutos de plazo por si las condiciones meteorológicas mejoraban, pero ante la persistencia de las fuertes tormentas han decidido reunir a todos los participantes en los dos puntos anteriormente mencionados y preparar un plan de evacuación. Los 435 corredores de la Ehunmilak y los 458 de la G2H han sido trasladados en autobuses y varios vehículos (todoterrenos, ambulancias y furgonetas) de la Cruz Roja hasta el polideportivo de Beasain.

"A otro corredor y a mí nos ha caído un rayo a escasos 200 metros. Ha sonado un petardazo enorme. Menudo susto, ¡qué miedo!", narraba Iban Jordi Mora, uno de los corredores. Los participantes han aceptado y elogiado la decisión de los organizadores. Jon Aizpuru comentaba: "Da mucha rabia, pero había que tomar esta decisión". "En el kilómetro 40, cuando parecía que los rayos o no tocaban suelo o lo hacían lejos, a otro corredor y a mí nos ha caído un rayo muy cerca, sobre las 00:30. El ruido ha sido brutal. Hemos recogido los palos y nos hemos distanciado. Ha sido una decisión acertada la de cancelar las carreras. Nos han comentado que tormentas peores nos iban a interceptar camino de Azpeitia", relataba Jaume Abella.

Perfil de la carrera de montaña Ehunmilak (168 kilómetros).
Perfil de la carrera de montaña Ehunmilak (168 kilómetros).
Los corredores aguardan a las 3.15 a Azpeitia para ser evacuados en autobuses.
Los corredores aguardan a las 3.15 a Azpeitia para ser evacuados en autobuses.

Ignacio Martín, del club organizador, se ha mostrado "satisfecho" por la forma en la que se ha desarrollado el traslado de los corredores, si bien ha expresado su "pena" por el hecho de que "después del esfuerzo de todo un año una tormenta haya mandado al traste toda una carrera". No obstante, ha confiado en que se pueda celebrar una tercera carrera prevista para este domingo, la maratón Marimurumendi (42 kilómetros), esta vez con un pronóstico del tiempo más favorable.

La suspensión de la carrera ha dejado una sensación agridulce a varios participantes, que habían dedicado muchos meses de entrenamiento para afrontar el reto de culminar una de las pruebas más destacadas y exigentes de trail running en el País Vasco. Javier Olazagoitia iba en el kilómetro 53 de la Ehunmilak cuando le han parado: "Iba muy bien, pero las tormentas eran continuas. No seré yo quien critique una decisión así, porque la seguridad está por encima de todo. Es evidente que había que neutralizar la carrera". "Había mucho peligro, los rayos tocaban suelo muy cerca de los corredores. Si hubiera seguido, a lo mejor mañana hablábamos de alguna desgracia. Un 10 para la organización", decía otro corredor.