La Generalitat propone la captura del oso Goiat

El animal ha vuelto a protagonizar ataques contra ganado, una quincena desde el mes de abril

FOTO Y VÍDEO: Momento de la liberación de Goiat en 2016.Vídeo: DEPARTAMENT DE TERRITORI

Dos años después, el ímpetu asesino del oso Goiat le puede costar la repatriación. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, anunció ayer a representantes del sector de ganaderos del Pirineo que la propuesta de la Generalitat es que Goiat, un oso introducido en 2016 en el Valle de Arán en el marco del programa europeo PyrosLife, sea “capturado y trasladado”, tras haber protagonizado al menos una quincena de ataques a ganado desde abril.

En la actualidad, prácticamente todos los osos que habitan los pirineos catalanes son hijos, nietos y hasta bisnietos de Pyros, un ejemplar de origen esloveno liberado en 1997. Precisamente para evitar la consanguinidad entre la cuarentena de ejemplares que viven en la zona, Goiat fue introducido en 2016 desde Eslovenia. Pero desde el principio hizo gala de una especial agresividad contra la ganadería, sobre todo contra las ovejas. La gota que ha colmado el vaso han sido sus últimos ataques contra yeguas y potros, según denuncian los ganaderos. 

Ante la avalancha de quejas del sector ganadero, la Generalitat anunció la pasada semana medidas disuasorias como el uso de balas de goma o la aplicación de electricidad en las vallas. Medidas que parece han resultado ineficientes. El consejero reconoció a los ganaderos de la zona que aún “no se sabe” cómo se capturará al oso, ya que para hacerlo es necesario poner de acuerdo a las administraciones públicas españolas y francesas. Además, Damià Calvet recordó que no hay que olvidar que se trata de un animal “de máxima protección”.

El coordinador de Unió de Pagesos en el Pirineo, Joan Guitart, rechazó la propuesta del gobierno catalán al considerarla “insuficiente”. En su opinión, no todos los ataques pueden atribuirse al mismo animal. “Un Goiat no hace tres ataques en un día”, dijo, por lo que pidió que se “ahuyenten” todos los osos de la zona. En ese sentido, el sector de ganaderos llevó a cabo varias concentraciones durante el viernes en Castanesa (Huesca), con la intención de mostrar su rechazo a los ataques de osos y lobos, además de protestar que el Govern se está focalizando en un solo animal “cuando aquí más de 50”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS