Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE presenta una moción de censura contra el alcalde del PP de Orihuela

Sanidad investiga al primer edil, Emilio Bascuñana, por cobrar sin trabajar como funcionario

El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un mitin en Orihuela (2015). Ampliar foto
El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un mitin en Orihuela (2015).

El PSOE y Cambiemos Orihuela, la marca local de Podemos, han firmado este jueves ante notario una moción de censura contra el alcalde de esta localidad alicantina de unos 80.000 habitantes, Emilio Bascuñana, del PP. La iniciativa no cuenta por el momento con suficientes apoyos para prosperar. Ciudadanos (C’s) se ha negado a secundarla y ha propuesto, como alternativa, un “gobierno de unidad” bajo su propio liderazgo.

Emilio Bascuñana está siendo investigado por la Consejería de Sanidad por haber cobrado en el pasado durante seis años como funcionario sin acudir supuestamente a su puesto de trabajo. El alcalde, por el momento, resiste en el cargo. “No tengo nada que ocultar. Mi trayectoria profesional es intachable y el trabajo que realicé de asesoramiento sobre la gestión y optimización de diferentes servicios y áreas fue legal y ajustado a derecho", sostuvo el pasado 22 de junio, en el transcurso de un pleno monográfico sobre esta polémica.

Bascuñana se encuentra en la diana de todas las críticas desde mayo, cuando eldiario.es publicó que había estado cobrando su nómina de funcionario (55.000 euros brutos al año) entre noviembre de 2007 y enero de 2014 sin ir a trabajar en la Dirección Territorial de Sanidad. Allí disfrutaba de una adscripción funcional tras dejar su consulta en el centro de salud Álvarez de la Riva de Orihuela.

Hace una semana, la consejera de Sanidad, la socialista Ana Barceló, confirmó en las Cortes Valencianas que su departamento no había encontrado documento descriptivo alguno de las funciones que debía desempeñar “el doctor Bascuñana” en su nueva plaza. Tampoco hay constancia de que hiciera acto de presencia en la sede de la dirección territorial, ni de que tuviera despacho. Ningún funcionario recuerda haberlo visto aparecer por allí.

Barceló ha encargado un informe a la Abogacía de la Generalitat y ha abierto un expediente administrativo por el posible fraude laboral. Mientras tanto, el primer edil oriolano, que también ocupó la presidencia provincial de Cruz Roja, se dice víctima de un "linchamiento mediático” sustentado en falsedades que persigue descabalgar del poder al PP en una de las ciudades más pobladas de la Comunidad donde aún gobierna. "La mejor prueba de que trabajé es que a final de mes cobraba mi nómina", proclama.

Según su versión, en el periodo investigado participó como asesor de la Consejería en diferentes programas de salud pública y cubrió guardias y bajas en centros de salud de su comarca, la Vega Baja. Pero la intervención parlamentaria de la consejera ha puesto en entredicho sus explicaciones.

El grupo municipal socialista pretende ahora liderar el cambio en la corporación, que cuenta con 25 concejales. El PP gobierna en solitario con 11 ediles frente a una oposición de 14 regidores (ocho del PSOE, tres de C’s, dos de Cambiemos y una independiente). La portavoz del PSOE local, Carolina Gracia, entiende que su moción de censura, a la que se ha sumado ya Cambiemos, “está más que justificada”. Orihuela, dijo Gracia este jueves en rueda de prensa, “no puede seguir envuelta en escándalos y, sobre todo, con una inactividad que no se puede permitir".

La socialista ha dado hasta el 23 de julio de plazo para que C’s, se posicione y le ha advertido de que la alcaldía “no es negociable”. Es el PSOE, insiste, el que está “legitimado” como grupo mayoritario de la oposición para ocuparla. Su homólogo en Ciudadanos, Juan Ignacio López-Bas, también es partidario de apartar a Bascuñana, pero propone comandar en persona un “gobierno de unidad” hasta las elecciones de 2019.

Más información