Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Orgullo con dos ministros a la cabeza

Fernando Grande-Marlaska, de Interior, y Carmen Montón, de Sanidad, Consumo y Bienestar, se suman a una manifestación multitudinaria

Una multitud observaba anoche el desfile de carrozas en el paseo de la Castellana. En vídeo: El Día del Orgullo reúne a todos los partidos políticos, menos al PP que no fue invitado.

"Queridos amigas, amigos y amigues, es un honor estar aquí. El Orgullo es Madrid y vosotros sois el Orgullo de Madrid". Con estas palabras recibía la alcaldesa Manuela Carmena a la manifestación de Orgullo 2018. Orgullo a secas. Sin matizaciones de gay, lesbiana, transexual, bisexual... "Presidenta, presidenta", contestaba el público congregado en Colón; la organización esperaba a más de un millón de personas en todo el recorrido. La plaza estaba atestada, igual que el Prado o Cibeles, a la llegada de la cabecera de la manifestación del Orgullo 2018, que esta edición peleaba por la “liberación trans”. Fernando Grande-Marlaska, Ministro de Interior, y Carmen Montón, de Sanidad, Consumo y Bienestar, ambos del PSOE, se han sumado este año a una manifestación multitudinaria. En el caso de Grande-Marlaska, es habitual su presencia en esta manifestación, pero sí es la primera vez que lo hace como ministro, “con un plus de responsabilidad”, afirmaba.

En el 40 aniversario de la primera manifestación de Madrid por los derechos del colectivo, salimos a la calle cientos de miles de personas reivindicando porque este es el Orgullo de las identidades diversas", leyeron en su manifiesto las asociaciones (Cogam, Felgtb, entre otras), que, junto a activistas y políticos de los principales partidos (PSOE, Podemos, Ciudadanos y Partido Popular), estuvieron en la cabecera, sosteniendo la pancarta o junto a ella. El PP no había sido invitado por la organización por su falta de implicación real en la lucha LGTB+; los políticos del partido que quisieran acudir, podían hacerlo a título personal.

El desfile salió a las 17.30 de Atocha, casi dos horas antes que la primera carroza con la finalidad de evidenciar que el Orgullo es una manifiestación: una cita con una parte reivindicativa y otra festiva. "Estoy aquí como miembro de un Gobierno que quiere reconstruir los derechos de la ciudadanía", dijo desde primera línea el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. El juez acude siempre al Orgullo. Junto a él, marchaba su compañera de gabinete Carme Montón (ministra de Sanidad); Iñigo Errejón (Podemos) o Begoña Villacís (Ciudadanos). También la socialista Carla Antonelli: "Este año es muy importante porque peleamos por la visibilidad trans", contaba la socialista Carla Antonelli, "pero aún falta mucho por hacer: en Madrid el Gobierno de la Comunidad no cumple la ley integral LGTBI. ¿Por qué no está aquí el señor Garrido [presidente de la Comunidad, del PP] o Jaime De los Santos [consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid]?".

De los Santos estaba: "España ha conseguido ser el país más igualitario en materia LGTB+", afirmó para a continuación aclarar que la Comunidad de Madrid está "trabajando para desarrollar la ley trans en la región". Dicha norma lleva más de dos años aprobada. "La no invitación a la manifestación de hoy al PP es porque incumple su palabra", zanjó desde primera fila Ángel Gabilondo (PSOE).

Mientras Carmena recibía en Colón, la primera carroza, la de Cogam, salía de Atocha. "Nosotras venimos de incógnito así que cero fotos", decían Laura y Miriam. "Estudiamos en un centro católico y no queremos que nos vean", confiesan, "y somos heteros, pero venimos a apoyar la causa". Si hace 40 años, entre 7.000 y 9.000 personas recorrieron Madrid para pedir la despenalización de la homosexualidad, desde hace años la cita concentra al millón de personas, según datos de la organización, que salen a la calle para pedir diversidad. Así se juntan heteros, gais, lesbianas, trans, niños, mayores... Aurin es extremeña y tiene 58 años: "Estoy orgullosísima de mis dos hijos que son gais", decía. Había quedado con ellos, pero al final no llegaron. "No pasa nada, estoy en primera fila y no me voy a mover". Acababa de ver pasar la manifestación y la primera carroza, aún quedaban 44 más.

"El Orgullo se celebra cada día y no solo hoy", avisaba el Dj de una de las comitivas. Mandaba un mensaje a muchas marcas —presentes en forma de carrozas: Red Bull, Control, Tinder, Netflix, Facebook...— que se vuelcan en esta cita. Entre las comitivas también aparecían partidos políticos: Podemos, PSOE y Ciudadanos tenían sus carrozas. En un momento del recorrido, algunos asistentes abuchearon a Albert Rivera, que tras estar al frente de la comitiva acudió luego a la carroza del partido. Cuando comenzaron los "buuu", la música subió su volumen.

Para Edi era la primera vez en el Orgullo de Madrid: "Soy de Colombia y había oído hablar de esto, pero verlo es muy emocionante. Está todo muy animado, pero me parece muy importante ver a toda esta gente celebrando la diversidad", añadía el joven desde Cibeles. Los componentes de la Liga Artístico Cultural AntiHomofobia también era la primera vez que acudían: "Creemos en el poder transformador de la cultura y nos hemos unido ahora para denunciar el olvido cultural en nuestro movimiento reivindicativo: Sin cultura no hay Orgullo", clamaban.

En este Orgullo, además de reivindicar la liberación trans, se ha hablado mucho de la conexión intergeneracional: muchos jóvenes disfrutan de los derechos del colectivo sin conocer muy bien los orígenes de la lucha. Lo mismo pasa con muchos mayores que creen que las nuevas generaciones no se implican. Por eso se ha fomentado el diálogo entre ellos. Ramón Linaza estuvo en la primera manifestación por los derechos del colectivo en Madrid en 1978 y considera que "en estos 40 años hemos avanzado mucho". decía Ramón Linaza. "Pero hay motivos para seguir luchando otros 40 años", añadía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información