Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta exhibe contactos en Bruselas y carga contra un nuevo referéndum ilegal: “Otro 1-O sería un disparate”

El líder del PSC se ha reunido con el comisario Pierre Moscovici y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, frente a Miquel Iceta, líder del PSC.
La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, frente a Miquel Iceta, líder del PSC.

El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha advertido este martes de las consecuencias de la eventual convocatoria futura de un nuevo referéndum ilegal. "Sería un gran disparate porque 1-O hubo uno y no sirvió para los objetivos de los que lo organizaron", ha asegurado. Iceta se ha reunido en Bruselas con algunos de los primeros espadas de las instituciones comunitarias a pocos días de que la UE se sumerja en una trascendental —y previsiblemente enconada— discusión sobre el asunto migratorio.

En medio de la apretada agenda de contactos que precede a la cumbre de jefes de Gobierno del jueves y viernes, una cita vital —una más— para saber qué rumbo toma el proyecto comunitario, Iceta ha podido sentir de primera mano cómo respira Bruselas. Ha sido recibido por dos pesos pesados de la política europea: el comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici, con quien ha conversado sobre las reformas del euro; y la jefa de la diplomacia comunitaria, la italiana Federica Mogherini, que le ha transmitido su intención de ahondar en la colaboración con los países de origen para frenar la inmigración.

El gesto no es baladí si se tiene en cuenta que Carles Puigdemont no logró verse con ningún representante comunitario ni en sus casi cinco meses de estancia en Bélgica, ni durante los meses previos en que ejerció como president. Y que la visita a Washington del presidente de la Generalitat, Quim Torra, carece de encuentros diplomáticos de alto nivel. Iceta se ha mostrado inquieto ante esa falta de interlocutores, y ha llamado a cambiar de actitud. "La vía del enfrentamiento y la falta de cooperación no ha llevado a ningún sitio. Lamento que el Gobierno de Cataluña no pueda mantener reuniones como las mías, que soy solo un líder de la oposición. Deben reflexionar sobre cómo puede defender mejor los intereses de los catalanes".

También ha mostrado su oposición al nombramiento como nueva delegada de Cataluña ante la UE de la exconsejera Meritxell Serret, con acusaciones pendientes de resolver en España. "Merece la pena nombrar a personas que puedan desarrollar sus funciones en plenitud, y ella tiene su movilidad reducida. No sabemos qué hará si el Parlamento de Cataluña le pide que comparezca. En esto hay que ser muy práctico. La pregunta es cuántos años más han de pasar hasta que responsables de la Generalitat puedan mantener reuniones institucionales normales en Europa".

La agenda oficial recogía que el objetivo de la llegada de Iceta era tratar las perspectivas económicas de los países del sur, los retos de la socialdemocracia —tanto Moscovici como Mogherini forman parte de partidos de esta tendencia— y hablar de "la nueva situación política en Cataluña y España". Eufemismo para dar cuenta de su visión sobre la sempiterna crisis catalana y llevar a la capital europea un soplo de los nuevos aires del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Iceta ha destacado la acogida internacional del presidente del Gobierno, y dice haber percibido un ambiente favorable al respecto en sus reuniones. "Se espera mucho de España. Ha habido unos primeros gestos muy bien recibidos. Todo el mundo te habla de la composición mayoritariamente femenina del Gobierno, del Aquarius, de un presidente que habla idiomas y tiene ganas de rehacer un núcleo fuerte de Gobiernos que quieran profundizar en la UE".

El líder catalán, acompañado en su periplo por la capital comunitaria por el eurodiputado socialista Javi López, ha mostrado su esperanza en que el próximo encuentro entre Torra y Sánchez abra una vía de escape para deshinchar el tensionado escenario político catalán. "La vía unilateral e ilegal no lleva a ningún sitio. Merecería la pena no repetir los mismos errores. Se ha abierto una ventana de oportunidad de un diálogo político. Espero que en la reunión entre los dos presidentes del 9 de julio pueda inaugurar una etapa política nueva".

Más información