Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

28 menores del ‘Aquarius’ se fugan del albergue de Alicante donde se alojan

Las fuerzas de seguridad ya los han localizado y la mayoría están de vuelta en la residencia, según la Generalitat

Un miembro de la tripulación del 'Aquarius' abraza a dos niños a la llegada al puerto de Valencia.
Un miembro de la tripulación del 'Aquarius' abraza a dos niños a la llegada al puerto de Valencia. HANDOUT REUTERS
Alicante / Valencia

Un grupo compuesto por 28 de los menores del Aquarius se ha fugado durante la pasada madrugada de la residencia juvenil de Alicante donde se encuentran alojados junto a otros 70 niños y adolescentes. Los fugados ya han sido localizados por las fuerzas de seguridad y la mayoría han vuelto al albergue, ha confirmado la vicepresidenta y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra.

Siete de los jóvenes que habían desaparecido la pasada madrugada fueron localizados fuera de Alicante, en los términos municipales de San Juan y El Campello, por diferentes patrullas de la Guardia Civil, según fuentes del Instituto Armado. Hoy, a las dos de la tarde, los 28 fugados habían sido ya localizados y se encontraban bajo custodia, a excepción de uno de ellos, que a esa hora seguía en paradero desconocido, según precisaban fuentes policiales.

Un contingente de más de un centenar de migrantes que desembarcaron el pasado domingo en el puerto de Valencia del Aquarius y dos buques italianos fue trasladado en las siguientes horas a una residencia de estudiantes propiedad de la Generalitat Valenciana, en un barrio de Alicante, que vive estos días sus fiestas grandes, las Hogueras de San Juan. Son niños y niñas de entre 12 y 17 años, en su mayoría procedentes del África subsahariana.

Oltra, preguntada al respecto de estas fugas, ha manifestado que Alicante es una ciudad en ebullición porque son las fiestas de las Hogueras de San Juan "y [los menores] han hecho lo que hacen los adolescentes y es irse de fiesta". "No están internados ni encerrados, sino en centros de acogida", ha precisado tras asegurar que "se llevarán una buena reprimenda, con cariño, traductores y lo que haga falta". 

La consejera, cuyo departamento tiene las competencias en materia de menores, ha insistido en que se mantendrá un charla con ellos para explicarles que tienen que cumplir unas normas, seguir unas pautas educacionales. "Se lo tendremos que explicar. Son adolescentes que tienen pocas pautas después de todo lo que han vivido y hemos de conseguir que entiendan que no pueden hacer lo que quieran", ha apostillado tras comentar que se va a hacer con ellos lo que haríamos con nuestros hijos, explicarles y "darles la chapa".

Oltra ha advertido que cada vez que se informa de cuestiones sobre dónde residen los menores, si se han fugado o no, "los ponen en peligro y dificultan las tareas de protección" porque también se enteran tramas que no son saludables para estos niños, ha declarado en alusión a posibles redes de delincuencia.

Corroborar sus edades

Alrededor de 60 chicos y chicas de entre 16 y 17 años comenzaron a comparecer este jueves ante la Fiscalía de Menores dentro de unas diligencias que pretenden determinar su verdadera edad. Las pruebas han demostrado ya que 20 de ellos superan los 18 años y serán trasladados a otro centro de Valencia. Los jóvenes se han sometido estos días en un hospital a radiografías óseas para comprobar su verdadera edad. Posteriormente, son trasladados a los juzgados para ser examinados por forenses y entrevistados por fiscales de menores.

Los forenses tenían ayer dificultades para abrir los archivos informáticos con los resultados de las radiografías óseas que el Hospital de San Juan les había remitido, según fuentes próximas al caso. Los especialistas del Instituto de Medicina Legal necesitaban conocer esos resultados antes de entrevistarse con cada menor y emitir los correspondientes informes.

Tanto fiscales como policías, forenses, educadores sociales y abogados están encontrando dificultades para comunicarse con muchos de ellos, pues hablan dialectos para los que no se encuentran intérpretes. Es el caso de algunos adolescentes que dicen proceder de regiones de Etiopía o Eritrea.

La Fiscalía ha establecido un turno especial de guardias entre los integrantes del departamento de Menores para tomarles declaración, igual que ha hecho el Colegio de Abogados de Alicante. “Estamos buenamente haciendo lo que podemos”, señalan desde el Ministerio Público.

Más información