Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla da un no rotundo al preacuerdo de convenio de la Policía Municipal

La participación llegó al 66%, lo que fue considerada como "muy alta" por todos los sindicatos

Policías municipales de Madrid, votando la propuesta salarial del Ayuntamiento.
Policías municipales de Madrid, votando la propuesta salarial del Ayuntamiento.

Los policías municipales de Madrid rechazaron ayer de manera rotunda el preacuerdo firmado por tres sindicatos minoritarios en un referéndum que contó con una altísima participación. Votaron dos tercios de la plantilla (6.200 agentes), de los que el 84,7% se opusieron al documento firmado por UPM, CC OO y UGT. Solo el 15% de las papeletas dieron el sí. Este rechazo mayoritario se produce justo cuando mañana se celebra el patrón del cuerpo, por el día de san Juan, con un acto en el paseo del Prado presidido por la alcaldesa, Manuela Carmena.

La votación se celebró entre las 7.00 y las 19.00 en un lugar habilitado en la Jefatura de la Policía Municipal, en la Ciudad de la Seguridad, en la Casa de Campo. En lugar de distribuir las urnas por las distintas unidades del cuerpo, se decidió que los interesados en votar acudieran a este punto. Durante toda la jornada se registraron largas colas en las puertas del pequeño salón de actos utilizado para el referéndum.

Fuentes sindicales explicaron que durante la votación hubo agentes que acudieron a votar incluso con sus hijos y que algunos retrasaron su salida de vacaciones hasta que abrieron las urnas. Hubo incluso algunos que las suspendieron para poder participar, ya que no había posibilidad de votar por correo o delegar la representación en otros compañeros. También se vio participar a gran parte de la cúpula policial, bastante descontenta con la gestión de la dirección política del cuerpo.

Las papeletas recogían la siguiente pregunta: “¿Estás de acuerdo en que los sindicatos convocantes del presente referéndum ratifiquen el preacuerdo regulador del régimen especial para la mejora del servicio prestado a la ciudadanía por el cuerpo de Policía Municipal de Madrid?”. En total, votaron 4.066 agentes, de los que 3.445 dieron una respuesta negativa al preacuerdo y 609 lo apoyaron. El resto fueron votos nulos o abstenciones.

El preacuerdo firmado por las tres formaciones recogía una subida salarial de 140 euros al mes a cada agente al subirles de categoría. A ello se unía consolidar 400 euros anuales de productividad en el complemento específico y la reducción de las jornadas de servicio en la calle. Los del turno de mañana iban a realizar 10 días menos, mientras que en el caso de la tarde aumentaba hasta los 16. Los agentes asignados a la noche iban a trabajar 119 días al año en jornadas de nueve horas y media. A ello, se unía que se garantiza que a los funcionarios no se les podrá denegar los descansos semanales y se ampliaba la formación.

Durante el día previo a la votación (este jueves), estuvieron circulando por los chats policiales las nóminas de otros funcionarios municipales, como conductores de la EMT y de recogida de limpiezas. La indignación subió de tono al comprobar que ambos cobraban más que la mayoría de los agentes.

Los sindicatos que vieron rechazado su preacuerdo afirmaron anoche al conocer el resultado que sí se esperaban el rechazo de la plantilla, aunque no con un porcentaje tan alto. “Ha habido una intoxicación absoluta del contenido del documento y una desinformación de lo que suponía para la plantilla”, criticaba Paloma Vaquero García, de UGT. “Durante los últimos días, hemos estado observando que no le estaba llegando a nuestros compañeros lo que habíamos conseguido para ellos”, añadió el secretario de UPM, Jaime Johnson.

“Estamos esperando que los que han ganado [en referencia a los dos sindicatos no firmantes, CPPM y CSIT-UP] se pongan a trabajar, que tomen la iniciativa y marquen el rumbo, la estrategia y el contenido de las negociaciones”, afirmó el secretario de CC OO, Emiliano Herrero.

El portavoz de CPPM (el mayoritario del cuerpo con cerca de un 50%), Alberto Cid, afirmó anoche que sí se esperaba un resultado tan alto de noes: “No se puede someter a votación un preacuerdo que es insuficiente y que no recoge las necesidades de los agentes. Esperamos que a partir de la semana que viene nos llamen de la Concejalía de Seguridad para ponernos a negociar en serio”. José Francisco Horcajo, de CSIT-UP, hizo un llamamiento en el mismo sentido: “Necesitamos un acuerdo para Policía Municipal cuanto antes ya que entendemos que el conflicto se puede radicalizar más aún y deseamos que se llegue a un acuerdo cuanto antes. Nos sentimos traicionados por los otros tres sindicatos que nos han hecho perder este tiempo con una votación como esta”.

Algunos mandos consultados por este periódico pidieron dimisiones en la cúpula política de la Policía Municipal al no haber logrado llegar a un acuerdo satisfactorio, tras meses de negociación. “Alguno no debería ir este domingo a la celebración de san Juan si tuviera un poco de dignidad”, añadieron estos mandos.

La Concejalía de Seguridad no quiso hacer valoraciones anoche hasta no recibir de manera oficial el resultado del referéndum. “Es una convocatoria realizada por los sindicatos y debemos ser respetuosos con su proceso”, afirmaron fuentes de la concejalía.

Pintadas en el colegio de la nieta de un asesor

El colegio en el que estudia la nieta de un asesor de la Policía Municipal de Madrid amaneció ayer con pintadas contra este cargo de confianza del Ayuntamiento. Tras su nombre completo, le acusaban de ser “un traidor de policías municipales”. “Madrid está inseguro por tu culpa”, añadía el mensaje. Todos los sindicatos del cuerpo mostraron su repulsa por este hecho y se solidarizaron con el agredido. “Repugnante”, “insultante” y “muy lamentable” fueron los adjetivos que emplearon para condenar el ataque.

La situación de conflicto que se vive en la Policía Municipal ha hecho que algunos agentes hayan inundado la ciudad de pegatinas en las que anuncian a los ciudadanos que Madrid no está segura por la falta de efectivos. También se han hecho colectas en las unidades, en las que cada funcionario ha puesto cinco euros para sufragar los gastos de las imprentas y la compra de pulverizadores. Los ataques llegaron ayer al estadio Metropolitano, donde anoche actuó el cantante Bruno Mars. Estaba lleno de pegatinas y pintadas. Los que protestan han colocado, además, un centenar de muñecos vestidos de policías en puentes y semáforos de la ciudad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram