Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA estima que la economía madrileña crecerá un 3,4% en 2018

La entidad prevé que se crearán 156.000 empleos el próximo bienio

Dos trabajadores en la línea de producción del Seat León de Martorell.
Dos trabajadores en la línea de producción del Seat León de Martorell.

La economía madrileña seguirá creciendo por encima de la media española. Un estudio del BBVA presentado este miércoles estima que el Producto Interior Bruto (PIB) de la región aumentará un 3,4% este año y un 2,7% el próximo. De cumplirse las previsiones se crearían 156.000 nuevos empleos y la tasa de paro bajaría al 12,7%. La mejora de la ocupación se acerca ya a los niveles anteriores a la crisis, pero sigue sin ser suficiente. Sin embargo, los expertos vaticinan que la Comunidad recuperará este año los datos de afiliación a la Seguridad Social en 2008.

El año pasado Madrid ya experimentó un crecimiento del 3,4%, dos décimas por debajo del porcentaje observado en 2016. Esta evolución se explica por varios factores, entre los que destacan el buen comportamiento de las exportaciones, sobre todo hacia Europa, y al aumento del turismo, que alcanzó récords en el número de visitantes y pernoctaciones. Es significativo también el incremento de la inversión, fundamentalmente en bienes de equipo, del mercado inmobiliario (en particular el residencial) y de la demanda interna, a pesar de la desaceleración del gasto de los hogares en consumo, motivada por la inestabilidad laboral de las familias.

El economista Miguel Cardoso, responsable de BBVA Research España, ha explicado, no obstante, que la recuperación es heterogénea. “Hemos constatado que las áreas urbanas de la región han tenido un crecimiento superior al de la capital”. Cardoso indica que esta situación podría estar motivada por unos costes menores de producción, viviendas más accesibles o la dedicación a sectores con mayor expansión. Además, ha alertado de que algunos de los desequilibrios que se acumularon durante la crisis siguen vigentes. Entre ellos destaca una tasa de paro “excesivamente elevada”, que supera el 13%; la temporalidad; el desempleo juvenil y el paro a largo plazo.

“Enorme desigualdad”

“Estos factores nos hacen pensar que existen grupos vulnerables y que es necesario implementar políticas que ayuden a superarlo”, ha insistido Cardoso. En su opinión, existe una “enorme desigualdad” entre quienes trabajan y quienes no lo hacen, por lo que pese a los buenos datos macroeconómicos todo apunta a que “hay ganadores y perdedores”. Y añade: “Aunque se han hecho cambios, el mercado laboral mantiene deficiencias”.

Los datos disponibles apuntan a que el crecimiento medio del PIB regional en el primer semestre de este año ha sido del 0,9%, una cifra similar a la observada en el último semestre de 2017. Si se mantiene esta línea, la Comunidad podría cumplir en 2019 cinco años de crecimiento medio anual del 3,3%, cuatro décimas por encima del promedio observado desde 1980. “Son unos datos que nos alegran sobremanera”, ha deslizado Juan Carlos Hidalgo, director territorial del BBVA, durante la presentación del informe Situación Madrid en el Hotel Hesperia, ubicado en el Paseo de la Castellana, corazón financiero de la capital.

Las previsiones del estudio indican que la economía madrileña seguirá creciendo favorecida por el entorno exterior, que impulsará las exportaciones y “debería contribuir a la mejora de la inversión productiva”. Se vaticina que la política monetaria continuará siendo expansiva durante los próximos dos años, lo que favorecerá unos tipos de interés bajos. En materia fiscal, BBVA considera que los Presupuestos Generales del Estado tienen un tono expansivo, por lo que las perspectivas de inversión pública son positivas. Sin embargo, otros factores perderán fuerza de forma progresiva y, como consecuencia, el incremento de la demanda interna será más baja que en años anteriores. Destaca el menor impulso de la demanda privada, el aumento del precio del petróleo y otros factores que podrían hacer que el consumo y el turismo, fundamental para Madrid, comenzaran a ralentizarse.

Cataluña, un impacto limitado

BBVA Research estima que una contracción del PIB catalán podría restar hasta dos décimas al crecimiento de la economía madrileña en 2018. No obstante, los datos conocidos desde septiembre del año pasado señalan que la tensión política en Cataluña solo ha tenido un impacto limitado, aunque sigue existiendo un elevado riesgo de incertidumbre. Cardoso afirma que los cambios de gobierno (regional y nacional) tienen un impacto relativo en el crecimiento, y alude al incremento de aranceles y al Brexit, pendiente de resolución final, como elementos que podrían influir en la economía de Madrid.