Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos Torroella, defensor, amigo y referente de Dalí

El fondo y la documentación del crítico, editor y promotor son fundamentales para entender el arte español de postguerra

Santos Torroella en 1994 en una imagen durante la exposición dedicada a la época de Dalí en Madrid.
Santos Torroella en 1994 en una imagen durante la exposición dedicada a la época de Dalí en Madrid.

Rafael Santos Torroella (Portbou, 1914 - Barcelona 2002) fue un crítico de arte, editor, poeta, docente, promotor y traductor que ayudó a renovar el panorama artístico catalán y español después de la guerra civil. Acabó siendo una autoridad en el universo artístico y, pese al tiempo trascurrido desde su fallecimiento, sigue siendo citado en referencia a artistas como Joan Miró, Pablo Picasso, y sobre todo de Salvador Dalí, del que fue un gran amigo, defensor y referencia absoluta con sus múltiples obras, como La miel es más dulce que la sangre que publicó en 1984 en el que analizaba los primeros años del artista. Entre sus muchos hallazgos, destacar la importancia de la relación entre Dalí y el poeta Federico García Lorca, más allá de la anécdota, como estaba considerado hasta entonces, dejando constancia de la impronta que esta amistad dejó en su respectivas obras.

El fondo de arte del crítico y su mujer Maite Bermejo fue adquirido en febrero de 2014 por el Ayuntamiento de Girona. Pagó 3,9 millones de euros tras ejercer el alcalde de entonces, Carles Puigdemont, su voto de calidad para desempatar el resultado dividido del resto de concejales. Incluye un total de 1.245 obras, de las que casi 400 forman parte de un grupo destacado de obras firmadas por autores como Ángeles Santos (19), Joan Miró (10), Guinovart (10), Salvador Dalí (9), Barradas (8), Artigas (8), Nonells (5), Picasso (5), Picabia (3), además de otros de Llorenç Artigas, Vilella, Benjamín Palencia y Maruja Mallo, explica Carme Clusellas, directora del Museo de Arte de Girona. Las otras 800 son consideradas de un segundo nivel.

Del total de piezas, casi la mitad son dibujos, el 21% pinturas, 15% acuarelas y el 10% aguadas, añade Clusellas, mientras asegura que el fondo “está repartido entre depósitos municipales y en los fondos del museo, como ocurre con el resto de nuestras colecciones”, apunta Clusellas. Frente a las críticas de que el fondo no es accesible o visitable, explica que será un elemento fundamental del futuro Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Girona “del cual está a punto de salir la licitación de las obras después de que se diera a conocer el proyecto ganador para llevar a cabo la reforma de la Casa Pastors”, en referencia al palacete renacentista del siglo XVII que durante 105 años fue sede de la Audiencia Provincial y que se transformará en centro cultural.

Con la compra en 2014 del legado artístico, los descendientes de Maite Bermejo donaron al Ayuntamiento de Girona el archivo y la biblioteca, cerca de 30.000 documentos, entre los que se encuentran los cerca de 1.000 relativos a la galería barcelonesa Dalmau, que impulsó las vanguardias artísticas en Barcelona y que desde julio de 2017 son accesibles desde internet. “La documentación es tan importante como las obras que se compraron, porque permiten entender el papel del crítico en la difusión y proyección de fenómenos y movimientos como fue el surrealismo”, explica la directora. Entre los temas que aborda la documentación están, a parte de los relativos a la relación de Santos Torroella con los diferentes artistas, los relativos a la IX Trienal de Milán, de la editorial Cobalto (que creó y en la que publicó la primera monografía en español sobre Dalí, de la Escola Altamira y de los encuentros de poetas catalanes y españoles, entre otros. “La colección de Santos Torroella tiene más valor por todo este fondo documental que la acompaña”, remacha Clusellas.

Más información