Los comunes se abren con Torra a pactar unos presupuestos sociales

El independentismo necesita aliados para aprobar las cuentas tras el anuncio del ‘no’ de la CUP

El presidente Quim Torra y el líder de los comunes, Xavier Domènech, este mediodía en la Generalitat
El presidente Quim Torra y el líder de los comunes, Xavier Domènech, este mediodía en la GeneralitatToni Albir (EFE)

El nuevo escenario político que se ha abierto en España con las ofertas de diálogo recíprocas entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el Govern de Quim Torra parece que podría llegar a Cataluña. Así, el líder de los comunes, Xavier Domènech, se ha ofrecido este lunes al presidente de la Generalitat para pactar los presupuestos de 2019 si el proyecto que se presente incluye medidas sociales y la reversión de los recortes. Horas después de ese ofrecimiento, el jefe de filas de la CUP, Carles Riera, anunció que consideraba “muy difícil o impensable” que la formación anticapitalista apoyara las cuentas

Junts per Catalunya y Esquerra suman 66 diputados en el Parlament y necesitan un mínimo de dos votos favorables para que las cuentas puedan prosperar o la abstención de cualquier grupo. Es ahí donde los ocho diputados de Catalunya En Comú-Podem pueden resultar decisivos con su abstención en lugar de sumarse al previsible nodel resto de grupos parlamentarios y actuar de bisagra. A cambio solicitan que se ponga el acento en la cuestión social y se rebaje el discurso independentista.

Desde que la vía unilateral se demostrara un fiasco el pasado otoño tras la celebración del referéndum y la declaración de independencia, ERC ha venido reclamando la necesidad de “ensanchar la base social” y los comunes han sido siempre el compañero de viaje deseado. Pero hasta ahora todo han sido buenas intenciones y no se ha concretado en ningún apoyo al independentismo, pues la investidura de Torra fue posible por la abstención de la CUP.

Más allá de los comunes se da por hecho que el resto de fuerzas votarán en contra del proyecto de presupuestos, aunque con el PSC habría cierto margen de negociación. Los socialistas siempre han exigido el cumplimiento estricto de la legalidad y que se abandone la promesa de avanzar en “la construcción de la república catalana”.

Más allá de tender la mano, Domènech avanzó dos medidas que el Govern debería comenzar a aplicar para hacer creíble que van a hacer una propuesta social en los presupuestos del año próximo: dejar de subastar edificios de la Generalitat y cubrir el tercio de la financiación de guarderías públicas que corresponde a la administración catalana.

Aparte del apoyo a los presupuestos de la Generalitat Domènech aprovechó su entrevista con Torra para emplazarle a constituir una “mesa por el diálogo” en Cataluña, en la que estén representados partidos y entidades, para buscar “vías de solución al conflicto” y tratar de alcanzar “grandes consensos de país”. Los comunes reclaman un “nuevo estatus” para Cataluña que incluya la celebración de un referéndum pactado. La portavoz del Govern, Elsa Artadi, explicó que Torra acogió favorablemente la propuesta de Domènech. “Cualquier mesa que facilite el diálogo y busque consensos internos siempre es bienvenida”, dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al mismo tiempo, sin embargo, Torra garantizó a la CUP que actuará con “plena ambición nacional” y sin “renunciar a nada”, y se comprometió a iniciar cuanto antes el “proceso constituyente”. Más allá de eso, no hubo acuerdos concretos sobre la “agenda de ruptura” que reclaman los anticapitalistas.

Por su parte, Xavier García Albiol (PP) reclamó a Torra que contribuya a “destensar” la situación y retirase la pancarta de la fachada de la Generalitat pidiendo la libertad de los presos. También le pidió que acuerde una “propuesta de mínimos” con la oposición en Cataluña antes de reunirse con Pedro Sánchez.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS