Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau renuncia a la línea de autobús rápido por la Diagonal

Janet Sanz defiende que "lo que necesita la avenida es un tranvía y no se sustituye por un bus"

El diseño final de la red ortogonal de autobuses de Barcelona cuando esté implantada a finales de 2018.
El diseño final de la red ortogonal de autobuses de Barcelona cuando esté implantada a finales de 2018.

O tranvía o nada. El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha presentado este miércoles el diseño final de la nueva red de autobuses urbanos, con 28 líneas de altas prestaciones que cruzan la ciudad en vertical, horizontal o diagonal y ganan en velocidad comercial. Es la culminación de la llamada red ortogonal de bus, que comenzó a implantarse en 2012 y está previsto terminar el próximo otoño. Y el dibujo final no prevé la D30, una línea prevista en el diseño original, que cruzaría la avenida de la Diagonal de principio a fin. Y que partidos de la oposición como el PDeCAT llevan años defendiendo, incluso como alternativa al tranvía que Colau no ha podido aprobar.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, ha insistido durante la presentación en la apuesta del ejecutivo por el tranvía. "Lo dicen las universidades, entidades, colegios profesionales, nueve ayuntamientos lo piden... lo que necesita la Diagonal de Barcelona es un tranvía y no se sustituye por un bus", ha defendido. "La apuesta sigue siendo el tranvía" que una las dos redes existentes, ha remachado: "Hay consenso electoral pero falta el político y seguiremos trabajando, no nos planteamos la sustitución de una cosa por la otra".

En este debate, con todo, la opinión política no coincide con la técnica. Al ser preguntado por la conveniencia de implantar una línea de bus entre el Fòrum y la zona universitaria, el director de Servicios de Movilidad, Adrià Gomila, ha considerado que "tiene todo el sentido del mundo que en la Diagonal haya un corredor potente de transporte público". "Desde el punto de vista técnico, está cantado que interesa tener un buen servicio de transporte público en el corredor de la Diagonal", ha manifestado. Pero, ha constatado, "el cómo depende del sistema de toma de decisiones de la ciudad".

El despliegue final de la red ortogonal (de la que ya hay 20 líneas en marcha) prevé tres nuevas líneas a partir del 25 de junio: la V9, entre Sarrià y el Paral.lel; la D50, de la Zona Norte de Nou Barris al Paral.lel, y la V33, que recorrerá los barrios del eje Besòs, entre el Campus del Besòs y Santa Coloma de Gramenet. Y quedarán cinco líneas para implantar en otoño de este año, una horizontal y cuatro verticales más. En total, habrá 28 líneas de la nueva red, 43 líneas convencionales y 27 de bus de barrio.

Sanz y el consejero delegado de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), Enric Cañas, han señalado el éxito de la implantación de la red ortogonal desde el punto de vista de la demanda y han asegurado que a finales de este año la utilizarán 369.000 viajeros, la mitad del total que viajan en bus por la ciudad. "Teníamos una ciudad con un esquema de líneas espagueti que se ha racionalizado y las líneas de la red ortogonal son líneas de éxito, con un elevado grado de satisfacción por parte de los usuarios", ha expresado Cañas, que ha asegurado que la red de Barcelona "es referencia nacional e internacional".

Más información