Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDeCAT cree prioritario sacar a Rajoy de La Moncloa

Marta Pascal desautoriza a Torra sobre las condiciones que exigirán al PSOE

Marta Pascal, el sábado en el Consejo Nacional del PDeCat. En vídeo, sus declaraciones del sábado.

La cúpula del PDeCAT y el entorno del expresident Carles Puigdemont viven otro desencuentro a causa del apoyo a la moción de censura contra el Gobierno del PP. La coordinadora general de los neoconvergentes, Marta Pascal, se desmarcó ayer de las exigencias planteadas el pasado domingo por el presidente catalán, Quim Torra, al PSOE, el cual, entre otras cosas, pidió la liberación de los exconsejeros en prisión preventiva por los supuestos delitos de rebelión y malversación. “Nos presentamos con el compromiso de echar a Rajoy y queremos cumplirlo”, recordó ayer Pascal en una entrevista a la Xarxa.

ERC enfría su apoyo a la moción de censura

Esquerra Republicana ha enfriado hoy su apoyo a la moción de censura promovida por los socialistas en el Congreso de los diputados. De la euforia del pasado viernes respecto a la posibilidad de poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy, los republicanos han pasado a mostrarse más reservados, al punto de no asegurar que se apoye al PSOE etse viernes. "Lo que estamos viendo es que no aclaran entre ellos [los promotores de la moción]. Cuando se aclaren ya nos dirán algo", ha asegurado la portavoz del partido, Marta Vilalta. De hecho, la portavoz ha explicado que no le consta que se hayan producido contactos entre dirigentes socialistas y republicanos.

La formación ha asegurado que la decisión final se tomará en una ejecutiva y que antes será consultada con los líderes ausentes, Oriol Junqueras (en prisión preventiva por un supuesto delito de rebelión y malversación) y Marta Rovira (huída de la justicia española en Suiza). Vilalta no ha querido revelar si entre las posibles exigencias al PSOE esté la celebración de un referéndum pactado sobre la independencia de Cataluña y ha insistido en que la decisión final "siempre lo mejor para el país y para su gente".

La coordinadora del PDeCAT evitó explicar cuáles serían las condiciones para dar sus votos al secretario general de los socialistas. La única línea roja planteada por los neoconvergentes es la misma que el diputado en el Congreso Carles Campuzano dibujó el pasado viernes. “Sánchez tiene que escoger: O con Ciudadanos o con los partidos independentistas”, remarcó Pascal.

Las presiones del entorno de Puigdemont, que Torra puso sobre la mesa, tienen una relevancia limitada. En primer lugar, porque entre los diputados en las Cortes no hay nadie de la plena confianza del expresident. Pascal aseguró que la decisión final la tomará la ejecutiva del partido. No hay tiempo material para convocar otro órgano más amplio como un consejo nacional.

“La opinión pública en Cataluña está por echar al PP. Se entiende que no es un voto por Sánchez, sino uno en contra de Rajoy”, defiende un alto dirigente del PDeCAT. “Todo depende también de los gestos que haga el PSOE”, insiste la misma fuente. Una parte de los neoconvergentes también creen que el cambio en el Gobierno no tiene por qué implicar directamente un beneficio a Ciudadanos.

Los 14 votos de los partidos independentistas catalanes en el Congreso son indispensables en el caso de que Ciudadanos no apoye la moción. El PDeCAT y Esquerra Republicana de Catalunya aseguran que no han existido contactos con el líder socialista. El PSOE insiste en que no van a negociar nada con ninguna formación y que solo se mantendrán “contactos de cortesía” en sede parlamentaria.

Los republicanos, por su parte, se mostraron ayer más reservados para apoyar al PSOE, después de que el viernes fueran más claro. “Lo que estamos viendo es que no se aclaran entre ellos [los promotores de la moción]. Cuando se aclaren ya nos dirán algo”, argumento la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta. La decisión, explicó, la tomará la ejecutiva de la formación y será consultada con Oriol Junqueras, en prisión preventiva en Estremera.

Vilalta tampoco quiso revelar las posibles exigencias al PSOE para su apoyo. Algo que sí hizo el diputado Gabriel Rufián, quien le pidió a Sánchez que llame al juez Pablo Llarena, algo que “iría muy bien, en según qué sentido”, dijo.

Más información