Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Prat fía su auge al bajo coste intercontinental

El Plan Estratégico del aeropuerto para los próximos dos años prioriza crear nuevas conexiones a Tokio, México, Bangkok o Santiago de Chile

Un avión de Norwegian, a punto de aterrizar en el aeropuerto de El Prat.
Un avión de Norwegian, a punto de aterrizar en el aeropuerto de El Prat.

El Aeropuerto de El Prat ha experimentado un “salto de escala” que el Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA) quiere confirmar. Para ello se ha presentado este miércoles en el Ayuntamiento de Barcelona el Plan Estratégico para 2018-2019, en el que se fija como prioridad la creación de nuevas rutas (Tokio, México, Bangkok, Santiago de Chile y Delhi son las prioritarias) y la consolidación de rutas operadas por aerolíneas de largo radio a precio asequible como Norwegian y Level.

El año 2005 fue un punto de inflexión para el aeropuerto de El Prat. Ese año, instituciones, aerolíneas e inversores pactaron una estrategia para mejorar la oferta de la infraestructura y usarla para situar a Barcelona entre las ciudades globales.

Doce años más tarde, las cifras que ha presentado este miércoles el CDRA, integrado por el Ayuntamiento, la Cámara de Comercio y Aena, hablan por sí solas. El número de pasajeros de otros continentes que usaron el aeropuerto de la capital catalana se ha multiplicado por 7,5, hasta los 2,64 millones de euros. La oferta de asientos en vuelos intercontinentales llegó en 2017 a los 3,17 millones, mientras que en 2005 solo era de 550.000 asientos. Solo entre 2015 y 2017, el periodo que preveía el último plan estratégico del CDRA, el tráfico intercontinental creció un 29% en Barcelona.

El Prat se encuentra, sin duda, en un momento dulce, y los datos de flujo de pasajeros de los primeros meses de 2018 lo confirman: el crecimiento ha sido del 7,5%. “Esto nos permite ser muy optimistas con el objetivo de la desestacionalización del aeropuerto”, ha destacado la directora de El Prat, Sònia Corrochano.

A pesar de los buenos datos conseguidos hasta ahora, los responsables del comité han identificado todavía mucho trabajo por hacer. El secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat y presidente del Comité, Ricard Font, ha asegurado que hay una bolsa de 4,5 millones de pasajeros intercontinentales que podrían usar El Prat pero que no encuentran la oferta. Para conseguir el objetivo de atraerlos, el Plan Estratégico 2018-2019 apuesta por crear nuevas rutas y por consolidar las dos aerolíneas de bajo coste que operan rutas intercontinentales: Norwegian y Level.

El destino más perseguido es Tokio, con 263.000 pasajeros potenciales, aunque todavía no se ha revelado la aerolínea que operará la ruta. El destino que más probablemente llegará este año será el de México. Este año Barcelona ya ha conseguido nuevos enlaces intercontinentales con Boston, que Level ya opera, y con Seúl, con Asiana, a partir de agosto. Además, Corrochano ha explicado que diversas rutas han ampliado su capacidad con más frecuencias o aviones más grandes.

El presidente del CDRA también ha destacado como prioridad para El Prat su potencial “intermodalidad”, como la conexión del tren EVA, el AVE de bajo coste, o las ventajas que ofrecen las nuevas terminales de cruceros del Puerto de Barcelona. “Es importantísima la conexión del aeropuerto con el Área Metropolitana”, ha añadido el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, quien ha destacado además que la importancia del aeropuerto en la ciudad, la primera del mundo en organización de congresos.