Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio de la Xunta descarta el trasvase del río Verdugo por insuficiente e ineficaz

Ponte Caldelas exige al Gobierno gallego que paralice un obra que califica de “disparate técnico” porque solo garantiza una mínima captación de agua

Embalse de Eiras, al 30% de su capacidad, a finales del año pasado.
Embalse de Eiras, al 30% de su capacidad, a finales del año pasado.

Un estudio encargado en 2011 por Augas de Galicia para garantizar el sistema de abastecimiento a Vigo y su área urbana descarta todas las opciones barajadas para efectuar el trasvase desde el río Verdugo, tanto por su ineficacia como por su impacto medioambiental, por lo que los técnicos optaron por hacer la captación del río Miño hasta la presa de Zamáns.

El informe fue reclamado a Augas de Galicia por el Ayuntamiento de Ponte Caldelas en marzo pasado, después de acusar al departamento dependiente de la Consellería de Medio Ambiente de ocultarlo. Ahora, el Gobierno tripartito del municipio pontevedrés (PSdeG-PSOE, AVP e BNG) ha difundido su contenido en el que los técnicos constatan que el Verdugo solo tiene capacidade para trasvasar, de forma puntual, 30 litros por segundo. Ello supondría menos de un 4% del refuerzo que el sistema de Eiras-Vigo precisará en un futuro, calculado en 780 litros por segundo durante una media de 30 días al año en función del rigor de los períodos de sequía como el que soportó Galicia el pasado otoño.

Ponte Caldelas, que ha mostrado su “perplejidad” tras conocer el estudio, subraya que tras ser analizado por un equipo de ingenieros voluntarios que prestan asesoramiento al Ayuntamiento, el pretendido trasvase “es una enmienda a la totalidad, no solo por lo disparatado del proyecto político, sino también a la credibilidad de Augas de Galicia”.

El alcalde, el socialista Andrés Díaz, ha solicitado una nueva reunión con el director general de Augas de Galica, Roberto Rodríguez, para exigir el archivo inmediato del expediente que la entidad autonómica está tramitando por la vía ordinaria, después de suspender la vía de urgencia al remitir la alerta por sequía y por falta de consenso entre los Ayuntamientos implicados.

“Intentaron esconder este estudio y ahora tienen muchas explicaciones que darnos”, señala el Gobierno local en un comunicado. “Queda claro que el proyecto actual, para trasvasar 350 litros por segundo, es un parche, ya que se necesitarían 780, lo que supone un auténtico disparate técnico al intentar buscarlos en un río que solo garantiza los 30”, añade.

El estudio realizado por la consultora Egis Eyser hace una prospección para los 25 próximos años y sostiene que la presa de Eiras es suficiente para la demanda actual en el área urbana de Vigo, pero no garantiza el suministro previsto de cara al año 2036. Calcula que durante una media de treinta días al año, coincidiendo con los meses de verano, se requeriría de una captación complementaria de 780 litros por segundo.

El documento cuyo contenido ha difundido Ponte Caldelas concluye que el Verdugo no tiene caudal suficiente para trasvasar, por lo que la solución de derivar agua desde este río, y sin regulación, a la presa de Eiras, se descarta porque “no es viable”. “Solo un bombeo desde el río Miño hasta la presa de Zamáns solucionaría los problemas de demanda urbana en los Ayuntamientos del área de Vigo. Y también permitiría atender a Gondomar, Baiona y Nigrán incrementando el caudal en otros 250 litros por segundo”, concluyen los técnicos.

El coste de esta actuación se estima en 27,90 millones de euros, mientras la otra alternativa sugerida es una derivación, por gravedad, desde la presa de Albarellos, situada entre los Ayuntamientos ourensanos de Leiro y Boborás, pero la inversión para esta obra sería cuatro veces mayor.

El estudio también baraja la opción de construir nuevos embalses en el Verdugo, aguas arriba de Ponte Caldelas, con un coste de 50 millones, y en el Oitavén, aguas arriba de Eiras, que costaría 30. Pero ambas opciones se descartan por el impacto que tendrían tanto sobre las poblaciones como en el medio ambiente y los elevados costes.