La economía sigue creciendo gracias a la industria y la construcción

El Producto Interior Bruto creció un 0,8% durante el primer trimestre del año

Turistas en Barcelona.
Turistas en Barcelona.Joan Sánchez

La economía catalana siguió creciendo en el primer trimestre del año. Y lo hizo manteniendo la velocidad de la segunda mitad del año pasado gracias al tirón de la construcción y sobre todo la industria, que sigue batiendo récords de exportaciones. Según el avance del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), el Producto Interior Bruto (PIB) avanzó un 0,8%, por encima de la media de España y de la zona euro. En términos interanuales, Cataluña sigue expandiéndose un 3,3%, es decir, al mismo ritmo que en el arranque del año pasado.

Más información

Los datos difundidos por el Departamento de Economía y Hacienda de la Generalitat confirman las previsiones de la Comisión Europea para España, en las que ya no se advierten apenas los efectos del procés. Bruselas sostiene en su último informe que las consecuencias han sido “contenidas”. De acuerdo con lo observado hasta ahora, estas se dieron sobre todo en los meses de octubre y noviembre y se plasmaron en una salida de depósitos de 31.400 millones de euros, el traslado de más de 3.000 sedes sociales fuera de la comunidad y una caída del turismo, el consumo y la inversión.

Pero todo ese vendaval no logró frenar la velocidad de crucero de la economía catalana. En el cuarto trimestre del año pasado —en el momento de mayor tensión política— el PIB de la comunidad creció el 0,8%. Y en el arranque del año, la economía al mismo ritmo, de modo que si el procés tuvo efecto sobre la economía ello tuvo que reflejarse en la pérdida de décimas de crecimiento extra.

Según la Nota de coyuntura económica del Departamento de Economía y Hacienda, todavía no ha llegado la desaceleración del crecimiento económico. El PIB avanzó el 0,8% gracias a la industria y a la construcción. Este último sector va el doble de rápido que el resto de la economía. De acuerdo con la consejería, lo hizo por el aumento de la obra pública, mientras que la construcción de viviendas ha ido sufriendo vaivenes en los primeros meses del año. El sector servicios también avanza. A pesar de que los primeros datos apuntan a un aumento discreto de la llegada de turistas, el informe admite que “se tendrá que ver el alcance de esta recuperación”, puesto que los datos disponibles hasta ahora son insuficientes.

Financiación del Instituto Catalán de Finanzas

Otro signo del crecimiento es la recuperación del crédito. Los nuevos préstamos que están concediendo las entidades financieras a las pequeñas y medianas empresas se está notando en el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), el banco público de la Generalitat. Su consejero delegado, Josep-Ramon Sanromà, ayer explicó que financió a 1.195 empresas por un importe de 643,8 millones de euros. En total, se formalizaron 1.916 operaciones. Si bien el importe financiado fue un 13% superior a 2016, el número de créditos fue inferior.

Sanromà prevé que el año acabe con esa misma tónica. “Contemplamos que la inversión crediticia sea algo inferior a 2017. Hay un aumento de la oferta de crédito y, pese a que hay menos entidades también hay mucha competencia entre ellas con condiciones favorables para financiar a pymes. Los precios son muy competitivos”, afirmó. El ICF también comprometió 22,4 millones de euros en fondos de capital riesgo que invierten en empresas catalanas de nueva creación, un 10% más que en el ejercicio anterior. La entidad ha invertido en empresas como Enertika, Wallapop o Whisbi.

Autorización para ser banco público en 2019

El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) espera poder pedir en 2019 autorización para convertirse en un banco público de inversión. Josep-Ramon Sanromà explicó que la entidad sigue esperando a que la nueva normativa europea defina las condiciones que debe cumplir la banca pública. Sin embargo, Sanromà dijo intuir que hasta el primer trimestre de 2019 no se podrán realizar los trámites para pedir la autorización a la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Sanromà apuesta por cambiar el nombre al ICF y llamarlo Banco Público de Inversiones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50