Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace la mariposa de la Fundación Tàpies

El insecto, una espectacular Morfo azul, volará libre por el museo, y ya provoca debate

La mariposa de la Tàpies, hoy.
La mariposa de la Tàpies, hoy.

Hace apenas dos horas ha nacido la mariposa de la fundación Tàpies de Barcelona. De momento permanece aferrada al capullo verde del que ha salido tras completar su paso de crisálida a adulto. Es una visión muy emocionante. Hermosísima. De la vida abriéndose paso en un lugar tan inesperado como un museo. Ha tenido el detalle de no nacer ayer lunes que el centro estaba cerrado.

La mariposa, un espectacular espécimen de Morpho helenor, miembros del género neotropical (selvas de América del Sur y central) Morfo que se caracteriza por el gran tamaño y el azul eléctrico intenso en el dorso de las alas, permanece de momento inmóvil secándose y con las alas cerradas. Así que no se puede ver aún el color característico sino solo la parte de debajo, ventral, de las alas que es parda. Pronto emprenderá el vuelo libre por los espacios de la fundación.

Una 'Morpho helenor como la de la fundación Tàpies.
Una 'Morpho helenor como la de la fundación Tàpies.

Curiosamente ahora está en el piso de arriba, en la barandilla junto a la biblioteca, frente al hipopótamo de tamaño natural, la escultura Hope Hippo, lo que es todo un contraste. Varios visitantes del centro han explicado que lo visitaban hoy precisamente por ver a la mariposa.

La presencia del lepìdóptero, un proyecto de Daniel Steegmann Mangrané comisariado por The Green Parrot, ha provocado ya debate, con gente que no está de acuerdo con la exhibición de un ser vivo, y menos de una mariposa de una especie foránea y protegida, y los que juzgan la iniciativa una maravillosa forma de reflexionar sobre las relaciones entre naturaleza y cultura.

Sea como sea, la posibilidad de observar una bellísima mariposa Morfo de las profundidades de la selva revoloteando por la Fundación Tàpies es una experiencia que raya en lo mágico. El insecto disfruta de abundante luz natural, tiene a su disposición comida (fruta dulce) y pasará sus tres semanas de vida en un inesperado ambiente artístico. Es difícil saber si todo eso le compensará el haber nacido tan lejos de sus frondosas latitudes.

La mariposa recién nacida aún aferrada a su capullo..
La mariposa recién nacida aún aferrada a su capullo..

Más información