Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundació Tàpies, pendiente de que nazca una mariposa

El insecto, una espectacular ‘morpho helenor’ azul, volará libre por el museo

'Morpho helenor' como la de la Tàpies.
'Morpho helenor' como la de la Tàpies.

La Fundació Tàpiès está pendiente del nacimiento de una mariposa. Suceso que podría tener lugar en cualquier momento del fin de semana. Se palpa la emoción.

El insecto es una hermosísima morpho helenor (Cramer, 1776), una de las 80 especies del género Morpho, entre las que se cuentan algunas de las mariposas más bellas del mundo. Son mariposas neotropicales, principalmente de América del Sur y central, grandes y que se caracterizan por tener los machos en la parte externa de las alas un espectacular color azul metálico iridiscente. En las Morpho, la naturaleza se ha hecho sin duda arte del bueno.

La crisálida, de color verde jade y que emite un ultrasonido al tocarla, puede verse colgada de la barandilla del segundo piso de la fundación, frente a la biblioteca (para localizarla desde abajo hay que tener buena vista).

La idea de instalar una mariposa en la Tàpies es del artista barcelonés residente en Brasil Daniel Steegmann Mangrané, que ayer presentó el proyecto, denominado con el impronunciable grafismo .'... ..'., y también la publicación The spiral forest, que recoge varios de sus trabajos. “Es una discretísima intervención, pero el museo ha tenido que adaptarse a su pequeño húesped”, señaló ayer el artista.

Una vez nacida, la mariposa podrá volar libremente por los más de 4.500 metros cuadrados del espacio de la fundación durante las tres semanas aproximadamente que constituyen la media de vida de la especie. Tendrá alimento (frutas dulces), luz y la temperatura adecuada: el centro se mantendrá entre 22 º y 24 º. La acción juega con aspectos como el desviamiento de la atención del visitante, ya sea por la súbita aparición de la mariposa o por estar buscándola, e invita a reflexionar sobre el encuentro entre naturaleza y cultura. La mariposa se convierte asimismo en una mezcla de animal, obra de arte y signo.

Con la instalación de abejas en la Fundación Miró y ahora la mariposa azul de la Tàpies, el arte barcelonés se vuelca en la entomología.

Observar una Morpho volando en la Fundació Tàpies puede ser una experiencia maravillosa. Las Morpho no solo son apreciadísimas comercialmente (una pena para ellas) sino que han entrado en la literatura: A. S. Byatt las hizo protagonistas de su novela corta Morpho Eugenia, parte del libro Ángeles e insectos y llevada al cine con ese título en 1995.