Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos amenazan con denunciar el plan urbanístico del Barça

Las asociaciones vecinales afirman que es ilegal recalificar el uso deportivo a terciario

Imagen virtual del futuro Camp Nou
Imagen virtual del futuro Camp Nou

Las entidades vecinales del barrio de Les Corts y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) reiteraron ayer su oposición al plan de reforma del Camp Nou y su entorno, conocido como Espai Barça, consensuado entre el FC Barcelona y el gobierno de la alcaldesa Ada Colau. Las entidades aseguraron que si se aprueba tal y como está previsto (el próximo viernes en el pleno municipal y posteriormente en la Generalitat) lo denunciarán porque, mantienen, incumple la Ley de Urbanismo, al recalificar espacio con uso deportivo a terciario (oficinas y hoteles).

Entre las entidades que ayer argumentaron su postura contra el plan figuran la Coordinadora de entidades de Les Corts, la Asociación de Vecinos de Les Corts o los vecinos de la calle de Mejía Lequerica. "Nos sentimos engañados, porque el Ayuntamiento dice una cosa en las reuniones y luego hace otra", afirmó Joan Hernández, de una de las entidades.

La presidenta de la FAVB, Ana Menéndez, insistió en que, como ya ha denunciado la federación en otras ocasiones, "el plan del Espai Barça sigue sin cumplir con la legalidad vigente, la Ley de Urbanismo, que obliga a que si hay una transformación de suelo deportivo debe convertirse en zona verde". "El Ayuntamiento hace trampas", valoró Menéndez, que acusó al consistorio de "hacerle el juego al club [el FC Barcelona]".

El plan, el tercero que se ha presentado en las últimas dos décadas, prevé eliminar las vallas que rodean el recinto del Camp Nou y abrirlo a la ciudad, soterrar el aparcamiento y reducir --respecto a planes anteriores-- la recalificación para hacer nuevas construcciones a oficinas y un hotel.

Fuentes municipales aseguran que los informes jurídicos avalan el planeamiento previsto, que “cumple la ley”. “El crecimiento que permite de oficinas y un hotel, mucho menor que en planes anteriores, está compensado con zonas verdes y espacio libre”, subrayan.

Si no hay sorpresas de última hora, el plan del Espai Barça será aprobado el próximo viernes en el pleno municipal con los votos de todos los partidos salvo la CUP. El plan, que comprende un enorme espacio equivalente a 30 manzanas, se tramita como modificación del Plan General Metropolitano (PGM), por lo que deberá aprobarlo también la Generalitat. Sería entonces cuando las entidades, explicaron, presentarían un contencioso administrativo contra el planeamiento.

Más información