Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Récord de afluencia en las estaciones públicas de esquí por las nevadas

FGC reivindica su “mejor temporada” con un crecimiento del 17% en visitantes

Ha sido un buen año para la temporada de esquí en el pirineo catalán. Las constantes y fuertes nevadas de los últimos meses han dado alas a las principales estaciones de esquí en Cataluña, en las que se ha podido practicar este deporte hasta después de la primavera. Las estaciones de la Generalitat, propiedad de la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, han cerrado su “mejor temporada”, según un comunicado que la entidad difundió ayer. Con una afluencia de 714.000 visitantes en sus cinco instalaciones, el crecimiento ha sido del 17% con respecto a los 610.206 usuarios que esquiaron en la temporada 2016-2017.

Las cinco estaciones propiedad de FGC han crecido, se han mantenido o han disminuido tímidamente en número de visitantes esta temporada en relación con la anterior: La Molina y Vall de Núria han superado expectativas, mientras que Vallter 2000, Espot y Port Ainé se han mantenido aproximadamente en el grueso de visitantes de la temporada pasada.

La compañía destacó que el crecimiento se ha fundamentado en la diversificación de los servicios y en la adaptación de los precios a la demanda de los usuarios. El objetivo de acercar la nieve a todos los públicos fue una de las prioridades en 2016, cuando el abono anual pasó de los 620 euros a los 570 euros.

La estación que más ha crecido ha sido la de La Molina, que ha cerrado la temporada con un récord de 376.139 visitas, un 14% más que el año anterior. FGC destacó que en esta estación se puso en marcha la venta de un forfait recargable, con el que se puede ir a pistas sin tener que hacer las colas, que ha contribuido a una mayor afluencia: lo han utilizado casi 14.000 esquiadores, el doble que hace un año. Esta estación ha estado abierta al 100% durante toda la temporada, con unas muy buenas condiciones de nieve, tanto en calidad como en cantidad.

Precisamente, la compañía remarcó que una de las claves del éxito ha sido la inversión en maquinaria destinada a la producción y adecuación de la nieve. El grupo FGC, que ve en La Molina el paradigma de “los mejores resultados del grupo”, recordó que en esta estación la actividad está diversificada, con actividades deportivas, carreras o distintos eventos.

La estación de Vall de Núria se ha mantenido en cifras parecidas a las del año pasado, con 38.389 forfaits vendidos y 122.177 visitantes. Vallter 2000, por su parte, ha registrado un ligero descenso, de 59.308 esquiadores a 42.161, en parte por la meteorología adversa que ha afectado a esta instalación algunos fines de semana de la temporada. Port Ainé y Espot, integradas en Skipallars, han consolidado el crecimiento de los últimos años, aunque con un tímido descenso de cerca de 5.000 usuarios, hasta los 174.058.

Más allá de las estaciones públicas, las privadas también han registrado aumentos. Baqueira Beret ha alcanzado 887.000 visitantes, 80.000 más. La Masella permanece todavía abierta, con la clausura prevista para el 1 de mayo.