Las estaciones de esquí de la Generalitat reducirán los precios de los forfaits

El Gobierno catalán asegura que el modelo de gestión de las estaciones es un "guiño al sector privado"

Las estaciones de esquí de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) reducirán los precios de los forfaits de día la próxima temporada, cuyo inicio se espera para el puente de la Constitución y la Inmaculada. El abaratamiento lo encabezará Vallter, que bajará 7 euros el precio de su forfait, mientras que las reducciones en las otras estaciones del grupo (Vall de Núria, Port-Ainé y Espot) serán más modestas, de entre uno y dos euros. La única excepción será la estación de La Molina, que mantendrá las tarifas de la temporada pasada.

Estas cifras se han dado a conocer en la presentación de la nueva temporada de esquí de las estaciones de FGC. Su presidente, Enric Ticó, ha señalado que gracias a la política de precios y abonos iniciada la temporada pasada los ingresos de las estaciones del grupo aumentaron un 22%. El organismo apuesta por dar continuidad al proyecto de gestión para lograr así el desarrollo económico del Pirineo catalán. “Por cada euro que invertimos en las estaciones, el territorio gana 7 euros”, ha afirmado Ticó. Otro de los objetivos es conseguir la desestacionalización de los centros de esquí mediante un modelo de negocio que progresivamente atraiga a inversores privados. “Hacemos un guiño al sector privado, que no puede quedarse parado viendo como la administración gestiona estaciones de esquí”, ha señalado el secretario de infraestructuras de la Generalitat, Ricard Font.

Entre las novedades para el próximo invierno destacan la creación de una central de reservas para el conjunto de estaciones del grupo y los nuevos forfaits para los practicantes de las modalidades de snowboard. La política de celebración de eventos se mantiene, con el campeonato mundial de snowboard en La Molina como acto más destacado. La misma estación celebrará en enero la copa de Europa IPCAS para esquiadores con discapacidad. FGC apuesta también por ampliar el abanico de servicios que presentan las estaciones de esquí, con catas de vinos e incluso espectáculos teatrales.

Los representantes de la Generalitat no han mostrado ninguna intención de iniciar el proyecto para unir las estaciones de La Molina y de La Masella en un gran dominio esquiable, similar a los andorranos Gran Valira y Vall Nord. “El momento actual no propicia las aventuras”, ha apuntado Font.

La pasada temporada de esquí, que se alargó hasta mediados de abril debido a las condiciones meteorológicas favorables, congregó a más de 500.000 visitantes en las estaciones del grupo. Para este año, los responsables de FGC se han mostrado especialmente optimistas, ya que prevén que este será “el invierno más frío” de los últimos cien años.

El acto ha contado con la presencia de numerosos alcaldes del Pirineo, muy pendientes de la decisión que tomará el Ayuntamiento de Barcelona respecto a la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno. El secretario general de Deportes de la Generalitat, Ivan Tibau, ha subrayado que los juegos “son un buen producto que en un momento u otro se llevarán adelante, ya sea en 2022 o en 2026”. También ha querido defender al alcalde de Barcelona, afirmando que Xavier Trias “no puede tirarse solo a la piscina”, en referencia a las rondas de contactos que el jefe del Consistorio barcelonés está manteniendo esta tarde con la oposición y que podrían determinar si Barcelona presenta finalmente candidatura para organizar los Juegos. “La Generalitat estará al lado del Ayuntamiento sea cual sea la decisión”, ha asegurado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS