Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca el Plan Renove 2018 para el cambio de electrodomésticos

Los madrileños han sustituido 574.000 aparatos desde que se iniciaron los programas de la Comunidad en 2006

Planta de reciclaje de neveras en Campo Real.
Planta de reciclaje de neveras en Campo Real.

Los madrileños han sustituido 574.000 electrodomésticos desde que la Comunidad de Madrid puso en marcha en 2006 los planes renove de sustitución de aparatos viejos por otros nuevos que reducen las emisiones contaminantes. El próximo 20 de marzo se abre el correspondiente a 2018 en los que se pueden conseguir descuentos de entre 70 y 150 euros al adquirir frigoríficos y combis, lavadoras y lavavajillas de los más eficientes del mercado, los de clase A+++.

El primer consumidor de energía de la región es la industria. El segundo, el sector residencial, que utiliza el 20% de su consumo total en el funcionamiento de los electrodomésticos. El Gobierno regional trata de reducir al máximo ese gasto con iniciativas como el Plan Renove de Electrodomésticos dotado este año con 2.780.000 euros, para fomentar el cambio de los viejos frigoríficos, combis, lavadoras o lavavajillas por otros de última tecnología.

Los descuentos se realizarán directamente en los establecimientos colaboradores cuando se adquiera el nuevo electrodoméstico. En el caso de las lavadoras, la rebaja ascenderá a 70 euros, para los lavavajillas alcanzará los 110 y, en el caso de frigoríficos y combis, las ayudas serán de 150 euros. El plazo para adquirir los aparatos comenzará el día de lanzamiento del plan y durará hasta que se agoten los fondos presupuestados.

Del verde al rojo

El interesado debe cambiar sus viejos aparatos por los de máxima eficiencia energética A+++ (capacidad de un electrodoméstico para realizar su función con un consumo de energía menor). Existe una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los menos contaminantes, a la D y el color rojo para los menos eficientes. La Consejería de Economía advierte de que el electrodoméstico adquirido se destinará a sustituir uno antiguo, además de que su instalación se hará dentro del territorio de la Comunidad de Madrid. La medida supone un beneficio tanto para los comerciantes como para los consumidores, que, además del descuento, comprobarán como baja su recibo de electricidad, argumenta la Consejería de Economía.

Desde que se inició este tipo de actuaciones en 2006, se han sustituido más de 574.000 electrodomésticos, de ellos 259.385 lavadoras, 181.000 frigoríficos, 90.774 lavavajillas, 9.808 congeladores, 19.823 hornos y 13.595 encimeras de inducción. La inversión total ha ascendido a 47 millones a lo largo de los años de aplicación del plan.

El recambio ha propiciado un ahorro energético superior a las 23 kilotoneladas equivalentes de petróleo en 12 años. La Comunidad espera que con la nueva edición se sumen otras 1,4 kilotoneladas, con lo que dejarán de emitirse a la atmósfera más de 6.500 toneladas de CO2 al año.

Las entidades conservacionistas advierten de la importancia de utilizar electrodomésticos que reduzcan el consumo eléctrico. Greenpeace, por ejemplo, indica en su página web que un frigorífico típico fabricado en 1993 consume el doble de electricidad que un modelo de alta calidad moderno.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram