Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un segundo senegalés en Lavapiés tras sufrir un ictus

El Samur asegura que el inmigrante no presentaba ningún signo de violencia

Concentración celebrada este viernes por el mantero fallecido en Lavapiés
Concentración celebrada este viernes por el mantero fallecido en Lavapiés

Ousseynou Mbaye, senegalés de 54 años y vecino de Lavapiés, murió ayer a las 18.00 en el Hospital Clínico después de sufrir un ictus en la calle, cuando se estaban iniciando las violentas protestas en el barrio por la muerte del mantero, Mame Mbaye. El ictus, un episodio cerebro-vascular no traumático, le sobrevino el jueves frente al número 43 de la calle del Olivar, según confirma Emergencias Madrid. Ousseynou  Mbaye cayó inmediatamente desfallecido, y no presentaba signos de violencia, según el Samur. Los sanitarios lograron estabilizarle y fue trasladado al Hospital Clínico donde quedó ingresado con pronóstico muy grave.

Ousseynou Mbaye sufrió el ictus, según el Samur, a las 20.00 horas. Las cargas policiales no comenzaron hasta pasadas las nueve de la noche pero a la hora en la que se produjo el incidente el barrio registraba ya un inicio de revuelta. Según fuentes municipales, su fallecimiento no está relacionado con ningún acto policial. Su cadáver ha sido trasladado en la mañana de este sábado al Instituto Anatómico Forense, donde está pendiente de que se le practique la autopsia.

Mbaye residía en Madrid, de forma legal, desde hace unos cinco años. Se dedicaba a la venta ambulante, sobre todo de bisutería. La asistente social le consiguió una habitación en Lavapiés donde vivía. Hasta el momento, no ha reclamado nadie su cuerpo en el Anatómico Forense.

El manifestante senegalés Arona Diakhate, ingresado desde el pasado jueves después de que un policía le propinara un golpe con la porra en la cabeza durante las protestas, ha recibido hoy el alta médica, según ha informado el Samur.