Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paseo ilustrado por la ciudad de los muertos

Desde hoy hasta el 30 de junio, el cementerio de La Almudena organiza visitas guiadas para conocer su historia, arquitectura y botánica

Acceso al cementerio de la Almudena, con una de las capillas al fondo.
Acceso al cementerio de la Almudena, con una de las capillas al fondo.

Alguien ha colocado a Antonio Flores, que toca la guitarra, una pulsera del Atlético de Madrid. Muy cerca, su madre, Lola Flores, la Faraona, baila rodeada de flores, flores y flores. Un poco más allá está el mausoleo donde descansa la familia. Esta juerga flamenca hecha estatua es uno de los lugares más queridos y visitados del Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena. Los artistas, madre e hijo, fallecidos con la diferencia de solo un par de semanas en 1995, permanecen dando alegría para siempre a un sitio no particularmente alegre, aunque hermoso en su misterio y decadencia.

Hasta donde se pierde la vista se suceden, como en un puzle, nichos, lápidas, cruces, mausoleos; el enorme camposanto, fundado en 1884, tiene 120 hectáreas, “que viene a ser la extensión del casco histórico de Segovia”, dice Carlos Sanza, secretario general de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid. El mayor recinto funerario de Europa Occidental, una auténtica ciudad de los muertos por la que cruza un autobús urbano, hay quien hace running, y en la que reposan una buena lista de celebrities pretéritas. Es decir, los protagonistas de la Historia: políticos, pensadores, artistas y hasta periodistas. "Es un inmenso museo al aire libre", en palabras de Fernando Sánchez, gerente de la empresa. De hecho, hay 300 tumbas protegidas por su singularidad.

La empresa se remunicipalizó en 2016 y desde entonces tratamos de poner en valor este patrimonio cultural que tienen los ciudadanos", dice Sanza. Por eso entre este fin de semana y el 30 de junio se celebrarán 64 visitas guiadas gratuitas siguiendo cuatro itinerarios diferentes "Estas visitas, que ya están cosechando gran éxito en las inscripciones, nos servirán de termómetro para conocer los gustos de los visitantes y programar próximas ediciones", cuenta Sanza.

Esculturas en recuerdo de Antonio y Lola Flores en su lugar de reposo.
Esculturas en recuerdo de Antonio y Lola Flores en su lugar de reposo.

"Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres", escribió Dámaso Alonso en Los hijos de la ira. El viejo poeta se refería a los vivos en su verso, pero por La Almudena, según cálculos de la empresa, han pasado en torno a tres millones de finados (hay quien sube la cifra a cinco). Curiosamente Alonso es uno de ellos, una de las voces que, metafóricamente, se escuchan al pasear por este sitio. O el trote de los caballos erguidos de la espectacular tumba del domador y empresario circense José María González, una de las más llamativas. Cerca, contrasta con la sobriedad del sepulcro de Tierno Galván, el Viejo Profesor, homenajeado con frecuencia.

No todo son grandes nombres, también hay pequeñas historias: en la tumba llamada de Los Pekineses se ven las estatuas de dos perros de esa raza: resulta que los animales del fallecido primero desaparecieron y luego aparecieron al lado de su tumba. Dentro de lo arquitectónico destaca el gran pórtico, con elementos modernistas y neomudéjares, que perfectamente representa la entrada en otro mundo, o la estilizada capilla, mezcla de art déco y art noveau.

Tal vez el lugar con más densidad de celebridades sea el cementerio civil. La primera ocupante fue Maravillas Leal que, por suicida (tenía solo 20 años), inauguró esta parte que ahora comparte con izquierdistas, masones (abundan los compases y las escuadras en las lápidas), republicanos y todo tipo de librepensadores y ateos, como Pío Baroja o Francisco Giner de los Ríos, fundador de la Institución Libre de Enseñanza. Políticos lejanos en el tiempo como Pi i Margall o Nicolás Salmerón todavía reciben flores frescas. Al lado de Pasionaria, en el mausoleo de Pablo Iglesias (senior, el fundador del PSOE), una postal reza: "Los socialistas no mueren, los socialistas se siembran". En el caso de Iglesias lo que aparecen son rosas rojas arrojadas sobre el cemento gris de la eternidad.

Más información y reservas en www.reservaspatrimonio.es

Cuatro modalidades

Visitas temáticas. Dos están centradas en personajes ilustres, otra en botánica y arquitectura (hora y cuarto).

Visita general. Incluye un recorrido por el cementerio civil, el cementerio hebreo, el cementerio de epidemias (el más antiguo, con tumbas de finales del s. XIX) y el propio cementerio de La Almudena. En total 130 años de historia (dos horas y media).

Más información