_
_
_
_
_

Absuelto el exjugador del Barça Oleguer Presas por los disturbios con la policía en 2003 en Sabadell

El juez considera que los altercados se originaron a raíz de una "intervención policial inicialmente innecesaria" y en la que los agentes pudieron haber actuado "de forma desproporcionada"

Dos de los acusados, en rueda de prensa, este viernes.
Dos de los acusados, en rueda de prensa, este viernes.@27SBemba

El exjugador del FC Barcelona Oleguer Presas, junto a 10 acusados más, han sido absueltos por los disturbios con la policía que se produjeron en 2003 en Sabadell durante la fiesta de clausura de un bar. Los altercados, conocido como caso Bemba, llegaron a juicio hace dos meses a raíz de la denuncia de tres agentes que reclamaban daños por las supuestas heridas sufridas. El juez absuelve a los acusados porque considera que los disturbios se originaron a raíz de una "intervención policial inicialmente innecesaria" y en la que los agentes pudieron haber actuado "de forma desproporcionada".

Más información
El exintendente de Sabadell asegura ante el juez que Bustos ordenó las cargas policiales del ‘caso Bemba’
El exjugador del Barça Oleguer Presas, a juicio por disturbios con la policía
Once detenidos y nueve heridos en Sabadell en los altercados por el cierre de un bar

Los hechos se remontan a la noche del 26 al 27 de septiembre de 2003 cuando la fiesta de despedida de un conocido bar en el centro de la ciudad, el Bemba, concurrido básicamente por jóvenes de la izquierda independentista, acabó con carreras y cargas policiales por diferentes calles de la ciudad y por otro local cercano, el Sorginak. Los enfrentamientos acabaron con 11 detenidos, para los cuales el fiscal pedía hasta dos años de prisión por daños, desorden y atentado contra la autoridad.

El juez Jordi Joan Simarro ha estimado probado que cerca de 200 jóvenes estaban "en actitud festiva" y que no estaban mostrando comportamientos violentos, hasta que se personaron en el lugar el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos y su hermano responsable de la policía, Paco Bustos, provocando “cierta alteración en el grupo de jóvenes”. El entonces alcalde pidió a los concentraran que se marcharan y, ante su fracaso, “avisó a una patrulla especial de la policía municipal, con funciones antidisturbios” y, a través de su hermano, ordenó que cargaran contra ellos y dio origen a los enfrentamientos entre ambos lados con cargas policiales y lanzamientos de objetos contra los agentes.

La causa, que llegó a juicio el 18 de enero y el 7 de febrero, contaba con los testimonios principales de los tres agentes denunciantes. En su sentencia, el juez considera que se dan ciertas circunstancias “que no permiten atribuir plena entidad objetiva a los testimonios de los agentes”, como el hecho de que hayan transcurrido 14 años, cosa que “tiene que haber mediatizado necesarios los recuerdos e imágenes” de los testigos.

El juez también va más allá y entra a valorar la intervención policial, que califica de "desacertada" e "innecesaria", y se remite a la declaración que hizo en el juicio el exintendente de la policía municipal de Sabadell Jordi Roviralta, quien aseguró que desaconsejó las cargas, pero Bustos hizo caso omiso de su consejo. Igualmente, el magistrado advierte de que los agentes "pudieron haber actuado de forma desproporcionada y practicando detenciones sin atender a criterios rigurosos de responsabilidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los 11 acusados han celebrado su absolución y consideran que, a pesar de los años transcurridos, "se ha hecho justicia" y exigen a los antiguos responsables políticos, los hermanos Bustos, "que se disculpen públicamente de los hechos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_