La semana grande de L’Hospitalet de Llobregat

La segunda ciudad de Cataluña se posiciona en el mapa de congresos aprovechando el vacío dejado por los independentistas y Colau

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín.
El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, y la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín.quique garcia (efe)

Los impulsores del Mobile World Congress (MWC) han encontrado en la ciudad de L’Hospitalet y en su alcaldesa, Núria Marín, unos aliados inesperados. “Los organizadores nos han pedido que se desarrolle lo más tranquilo posible”, explica la alcaldesa. L’Hospitalet ha aprovechado la visibilidad del evento y el clima político enrarecido para exhibir sus cualidades: su oferta hotelera y gastronómica y su cercanía con el turismo. La actitud de perfil de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, respecto al MWC ha permitido que L’Hospitalet se reivindique como la gran ciudad metropolitana emergente.

La principal preocupación de los organizadores del MWC era que el evento se desarrollase sin altercados. “Ha funcionado perfectamente. Ha sido uno de los más tranquilos a nivel de movilidad, a excepción de la lluvia, claro”, sostiene Marín, que apunta que su relación con el CEO de Mobile World Capital, John Hoffmann, es muy buena. “Nos entendemos, sabemos lo que uno quiere del otro. Si sumamos, ganamos todos”, agrega.

Aunque más allá de la ocupación hotelera no hay cifras concretas del impacto del MWC en la ciudad, Marín considera que los beneficios del congreso son más bien de carácter cualitativo porque ayuda a “posicionar a L'Hospitalet como una ciudad emergente”. La alcaldesa insiste en que el MWC es mucho más que el salón de móviles y destaca la industria y la economía asociadas al sector porque puede atraer potenciales inversiones. !Creemos en la colaboración público-privada. Es la clave del éxito”, resume.

La ciudad supo sacar partido al vacío político que ha salpicado este año el MWC y reivindicarse como un territorio en alza para este y otros proyectos venideros. En la conferencia anual sobre la ciudad, la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, ya fue tajante: “Todos los proyectos que encajan con la filosofía de la ciudad son bienvenidos”. En los últimos años, L'Hospitalet ha peleado por atraer el mayor número de inversiones posibles a la ciudad, una política que se ha traducido en el nuevo centro de medicina tradicional china que se ubicará en la Gran Vía, el centro formativo del Grupo Planeta o el Cirque du Soleil, que inaugurará su espectáculo permanente a final de mes, entre otras. Núria Marín reconoce que el punto de inflexión a nivel económico de la ciudad fue la instalación de la Fira en la Gran Vía. “Alrededor de la Fira creció el turismo, los hoteles y los negocios asociados. Antes de la Fira no había ni un hotel en la ciudad y ahora hay 13”, sostiene.

L'Hospitalet también está dispuesta a albergar los hoteles que Barcelona expulsa a consecuencia de la moratoria impulsada por Colau. Las obras de dos nuevos complejos de cuatro estrellas empezarán este año. Estos dos establecimientos se suman al hotel que Easyjet está construyendo en el Distrito Económico. El plan de crecimiento hotelero de la ciudad prevé duplicar las 3.600 plazas actuales.

Entre los proyectos de futuro de la ciudad se encuentra la consolidación del Distrito Cultural, que pretende revitalizar y dar uso a los centenares de naves en desuso que hay en la ciudad, transformando las antiguas industrias en centros culturales. Marín anunció en la conferencia que un total de 50 empresas del sector cultural se habían instalado en L'Hospitalet en el último año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS