Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hospital Nuestra Señora del Rosario pagará 200.000 euros por no detectar un caso mortal de cáncer

La mujer no recibió tratamiento y desarrolló una metástasis que le causó la muerte

El hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid.
El hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid.

El hospital Nuestra Señora del Rosario pagará 200.000 euros a los padres de una mujer de 40 años que falleció por un cáncer de ovarios que no detectó el patólogo del centro hospitalario.

En 2008, Beatriz E., entonces de 34 años, se extirpó un quiste en el ovario derecho en el Hospital Povisa de Vigo. En mayo de 2009, comprobándose que tenía de nuevo varios quistes y que el problema continuaba, decidió volver a quirófano. Ya en Madrid, los médicos le extirparon gran parte del ovario derecho. Un año y cuatro meses después, en septiembre de 2010, le quitaron todo el ovario izquierdo. “Tenía quistes y, al no estar interesada en reproducirse, decidió extirparse los ovarios y terminar con el problema”, afirma el abogado de los padres de la fallecida, Rafael Martín, de la Asociación Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA). En ambas ocasiones, el patólogo del hospital Nuestra Señora del Rosario determinó que el tumor era benigno, lo que sin duda tranquilizó a Beatriz, que no siguió tratamiento específico.

En febrero 2013, aquejada de un fuerte dolor abdominal, acudió al Hospital La Milagrosa, donde la sometieron a pruebas, entre otras un PET-TAC corporal que detectó que la mujer sufría ya de metástasis. Le diagnostican un carcinoma de ovario derecho en estadio IV con evolución desfavorable.

Viendo los resultados, los médicos de La Milagrosa decidieron revisar las muestras extraídas con anterioridad, comprobándose la existencia de un tumor borderline en la muestra originaria del ovario derecho, del que se le había extirpado parte en 2009, quedando un resto pequeño que no se consideró relevante quitar.

Comprobaron, por tanto, que ya existía un foco invasor que no había sido detectado, lo que condicionó que la mujer no recibiera el tratamiento correcto para evitar el fatal desenlace. Cuando se lo descubrieron, el cáncer estaba ya en estadio IV, lo que le causó la muerte en julio de 2014.

La sentencia de la Audiencia Nacional, que no ha recurrido el seguro médico de la mujer, ASISA, y que por tanto es ya firme, no otorga a los padres los intereses de mora, que elevaría la suma un 140% (280.000 euros adicionales), lo que supondría un total de 480.000 euros. El abogado ha recurrido en casación y es optimista pues el Pleno del Tribunal Supremo dictó hace unos días una sentencia manifestando que a las Entidades de Salud, como ASISA, sí se les debe imponer los intereses de mora.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información