Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteles bajan precios durante el Mobile ante la caída de reservas

La oferta de los hoteles no pactada con la organización del congreso cae entre un 12% y un 20% en algunos establecimientos

Asistentes al congreso mundial de móviles de Barcelona en la última edición.
Asistentes al congreso mundial de móviles de Barcelona en la última edición.

Por primera vez en trece años, los hoteleros de Barcelona y alrededores sufren para aprovechar la mejor semana del año para el sector. El Mobile World Congress se celebrará del 26 de febrero al 1 de marzo y, a dos semanas de empezar, algunos establecimientos tienen disponibles hasta un 20% de las habitaciones, mientras que, hace un año, más del 95% de la oferta ya estaba ocupada. La ralentización de las reservas a causa del procés también ha obligado a rebajar los precios hasta un 20%.

La del congreso de móviles es la semana grande para el sector hotelero y de la restauración de Barcelona. En solo cuatro días, la capital catalana se llenará con más de 108.000 asistentes de 208 países y más de 400 empresas del mundo de la tecnología móvil. Este ir y venir de congresistas generará, según la patronal de móviles GSMA, un impacto económico de 471 millones de euros en el territorio (seis más que el año anterior) y 13.000 empleos temporales.

Este año, sin embargo, el conflicto político por el proceso independentista ha retrasado el ritmo de las reservas de habitaciones en los últimos meses, y los hoteleros, nerviosos, han optado en algunos casos por bajar los precios e intentar captar así a los asistentes al congreso que todavía no tienen habitación.

“A partir del referéndum del 1 de octubre, con la caída de la demanda, los hoteles empezaron a preocuparse, aunque desde enero las reservas se han vuelto a animar”, explica Bruno Hallé, socio de la consultoría de turismo Magma HC.

La reserva de habitaciones para el Mobile, en general, empieza justo cuando acaba el congreso anterior. La organización del Mobile tiene “bloqueadas” 27.000 habitaciones, según el Gremio de Hoteles de Barcelona, con un precio pactado que no se puede subir, pero que se cobra aunque al final la habitación no se utilice. En la mayoría de hoteles, queda entre un 20% y un 30% de la oferta en la que el precio es libre, destinada a las reservas de última hora, que se hacen normalmente en octubre. “Son las más caras”, recuerda Hallé.

En esta edición, la tensión política del pasado otoño ralentizó las reservas. “En enero, el sector se ha encontrado con una bolsa importante de habitaciones que todavía están disponibles”, explica Juan Gallardo, de BRIC Consulting. Para encontrar una salida a esta situación, fuentes de principales cadenas hoteleras admiten que han rebajado las tarifas: hasta un 20% menos en los hoteles de lujo, y entre un 12 % y un 15% en los de cuatro estrellas. “Los hoteles llenarán como cada año, pero la facturación será menor”, afirma Gallardo. La plataforma de comparación de precios Hotels Combined, no obstante, asegura que durante el Mobile el alojamiento será un 10% más caro que en 2017.

Los apartamentos turísticos también se han visto obligados a bajar los precios, “todavía más que los hoteles”, según BRIC Consulting. Aún así, la patronal Apartur confía en “llegar a la plena ocupación”, y Airbnb anunció ayer que 45.000 viajeros se hospedarán en apartamentos anunciados en su plataforma.