Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mobile reafirma su compromiso con Barcelona pero pide estabilidad

El congreso mundial de móviles no invitará a celebridades tecnológicas y se centrará en los retos del sector

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman,
El consejero delegado de GSMA, John Hoffman,

El congreso mundial de móviles que arrancará el próximo 26 de febrero va con pies de plomo. El consejero delegado de la patronal de móviles GSMA, John Hoffman, ha presentado este miércoles las novedades del próximo certamen en medio de la crisis política en Cataluña y se ha limitado a decir que una organización de negocios necesita "estabilidad" para un evento como el Mobile World Congress (MWC), el principal congreso de Barcelona. Hoffman, ligado a la capital catalana por contrato hasta 2023, se ha reafirmado en su compromiso pero ha avisado de que todos los agentes implicados "tienen que hacer un esfuerzo para crear recuerdos positivos este año".

Conocido por su sentido del humor y su gusto por el espectáculo, Hoffman ha arrancado la presentación del MWC en las instalaciones de Fira de Barcelona con una nota de sarcasmo: "¡Bueno, qué doce meses más aburridos desde que nos vimos la última vez!". La realidad ha sido la contraria: la crisis política que vive Cataluña desde la celebración del referéndum del 1 de octubre ha sobrevolado la celebración del MWC.

En los últimos meses, GSMA y el Ayuntamiento se han reunido en varias ocasiones —una de ellas en medio de una huelga general— para tratar de transmitir un mensaje de estabilidad y ahuyentar los fantasmas de que el congreso de móviles no se celebraría a causa del procés. "Será la mejor edición, lo pasaremos bien", ha zanjado Hoffman.

Una “palanca” para el ecosistema innovador

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, se ha sumado este miércoles a los mensajes de tranquilidad de los responsables del Mobile World Congress. "Estamos trabajando de forma muy estrecha, la voluntad de GSMA es cumplir con el contrato hasta 2023", ha asegurado Pisarello después del acto de presentación de las novedades del congreso de móviles. El concejal ha añadido que este certamen será "una palanca para demostrar que hay un gran ecosistema innovador en Barcelona". Precisamente, el Ayuntamiento emprenderá una campaña de promoción de la ciudad durante el evento, una de las ocasiones en las que la capital catalana es un gran escaparate para el resto del mundo. Esta medida ha sido reclamada por los sectores económicos de la ciudad como respuesta a los acontecimientos de los últimos meses. Como anticipo, el Ayuntamiento celebrará mañana una recepción dedicada al MWC y a los representantes del sector de la innovación, en la que participarán exalcaldes y miembros de los partidos políticos municipales.

En estas circunstancias llega la 32ª edición del MWC, la 13ª que se celebra en Barcelona. La patronal estima que este año el congreso generará 471 millones de euros de impacto económico en el territorio (seis más que el año anterior) y 13.000 empleos temporales. Las previsiones, sin embargo, son más modestas que en otras ocasiones: los organizadores no esperan superar los 108.000 asistentes del año pasado.

Además, el programa presentado este miércoles es, a primera vista, menos espectacular que el de otras ediciones. Mientras que, en los años anteriores, el MWC invitó al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, al consejero delegado de Netflix, Reed Hastings o hasta al piloto de Formula 1 Lewis Hamilton, en 2018 no acudirá ninguna celebridad. El congreso se centrará esta vez en los debates y retos tecnológicos que enfrenta el móvil. Bajo el lema "crear un futuro mejor", el encuentro tecnológico debatirá sobre la gobernanza en Internet, el Blockchain o el despliegue de la tecnología 5G. El MWC también incorporará las innovaciones en identificación: en los accesos, un grupo reducido de asistentes entrará gracias al reconocimiento facial, una tecnología que ya incorporan algunos móviles.

El certamen, que se celebrará del 26 de febrero al 1 de marzo, contará con 2.300 empresas en exposición, las mismas que en 2017, entre ellas Google, Alibaba, Visa o Telefónica. También habrá una importante presencia del sector de la automoción, en plena revolución por el coche conectado. En el congreso estarán representados más de 200 países y habrá 170 delegaciones de gobiernos. "Nos estamos convirtiendo en un lugar donde los gobiernos vienen, hacen negocios y discuten sobre regulación", ha presumido Hoffman.

En paralelo al congreso de móviles, se volverán a celebrar los eventos YoMo, para la integración de los jóvenes en la industria tecnológica, y Women4Tech, que tiene como objetivo lograr la paridad en una industria en la que menos de un cuarto de sus trabajadores son mujeres. 

Más información