Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona pasa con nota el MWC

El congreso vuelve a batir su récord de asistentes tras albergar más de 108.000 personas

Visitantes dejando el MWC, ayer en el recinto de L'Hospitalet.
Visitantes dejando el MWC, ayer en el recinto de L'Hospitalet.

Barcelona ha lucido este año como gran escaparate mundial de la industria del móvil con un nuevo récord de asistentes al Mobile World Congress (MWC). Según los organizadores, a esta edición acudieron más de 108.000 congresistas, el 7% más que el año pasado, procedentes de 208 países. Más de 2.300 compañías participaron en un evento que ya va más allá de la telefonía móvil y se ha convertido en un gran foro tecnológico para sectores como la automoción, las finanzas o la industria del entretenimiento. Tras una edición, la de 2016, en la que la huelga de metro empañó la celebración del MWC, Barcelona se consolida como sede del congreso y se marca como reto extender su huella al resto del año.

Este mediodía cientos de congresistas salían ya con la maleta del recinto de Gran Via de Fira de Barcelona rumbo al aeropuerto del Prat, que ha visto cómo durante los últimos siete días ha cuadriplicado sus vuelos respecto a una semana normal de febrero. La capital catalana cierra otra edición del MWC con nota. Y eso a pesar de que el congreso no hace sino crecer. Sus 108.000 asistentes han abarrotado hoteles y apartamentos turísticos, no solo de la ciudad, sino también de su área metropolitana.

Ante esa avalancha de gente, la movilidad volvía a ser la principal preocupación de la ciudad, sobre todo cuando la huelga de metro del año pasado empañó la celebración del MWC e hizo temer lo peor después de que su consejero delegado, John Hoffman, se declarara “decepcionado” e incluso plantara a las autoridades en la inauguración oficial del congreso. Este año todo ha ido rodado. “El Mobile World Congress ha tenido una edición 2017 de récord, reforzando su posición como el evento más importante del sector de las comunicaciones móviles”, aseguró este jueves en una nota el ejecutivo.

La buena marcha de este año aleja el fantasma de que Barcelona pueda perder el MWC —que el año pasado alimentó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes— y la consolida en el mapa mundial de la industria del móvil. “Como coorganizadores del salón, estamos muy satisfechos de que la GSMA diga que es el mejor congreso que ha llevado a cabo en Barcelona y de que haya una valoración muy positiva también de los expositores y de los visitantes”, afirmó el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga.

La edición de este año confirma también que el congreso deja de ser solo sobre telefonía móvil. Sin duda, la estrella del evento fue la presentación del Nokia 3310, pero en general no hubo tantos grandes anuncios sobre nuevos gadgets y sí más debate sobre asuntos como el 5G, el big data, la inteligencia artificial o el Internet de las cosas. Eso favoreció que el foro también gravitara sobre las innovaciones móviles que integran en sus negocios los sectores financiero y asegurador, sanitario o de la automoción.

Además, en esta edición tuvo un especial protagonismo la industria del entretenimiento. Prueba de ello fue que, a falta de la habitual presencia del fundador de Facebook Mark Zuckerberg, este año los platos fuertes fueron la intervención del consejero delegado y cofundador de Netflix, Reed Hastings, y el de Pokémon Go, John Hanke.

Todos los números volvieron a ser de récord, lo cual es lógico en la industria de la telefonía móvil que, según los datos de GSMA, a mediados de este año tendrá más de 5.000 millones de clientes en todo el mundo. Según los organizadores, de los 108.000 visitantes el 55% son de nivel senior. Entre ellos, destacan los más de 6.100 consejeros delegados que se han desplazado hasta Barcelona. También ha habido más mujeres, aunque la proporción sigue estando lejos de la paridad. En concreto, el 23% de los asistentes han sido mujeres, lo cual supone un crecimiento del 14% respecto a la edición anterior. Además, estiman que el impacto económico para la ciudad ha sido de más de 465 millones de euros.

Más visitas en 4YFN

Pero el MWC se ha convertido, también, en un evento de referencia para las startups gracias al 4YFN, organizado por la Mobile World Capital. El salón contó con la participación de 600 empresas de reciente creación, 700 inversores y más de 19.000 visitantes, un 60% más que el año pasado. La cita, según los organizadores, mira ahora hacia San Francisco, donde va a lanzar una edición este mismo año después de haber desembarcado en Shanghái y Tel Aviv. El reto que tiene ahora Barcelona pasa sobre todo por extender la capitalidad del móvil más allá de esta semana, a lo largo de todo el año, y en los distintos barrios de la capital catalana.

El récord de asistencia al congreso se ha trasladado también a la movilidad. Y no solo porque el transporte haya batido récords, sino porque en el marco del MWC se ha presentado también la T-Mobilitat. Los usuarios del área metropolitana de Barcelona se olvidarán a partir del año que viene de las tarjetas tradicionales, que serán reemplazadas por una de plástico con tecnología contactless, que se podrá recargar en las máquinas de las estaciones o mediante el móvil.

Durante esta semana, además, la L9 ha logrado récords de pasajeros, de forma que ha duplicado el número de validaciones habituales, según Transportes Metropolitanos de Barcelona. El MWC ha permitido, pues, que despegue la línea que conecta con el aeropuerto, que tambien vivió una semana frenética. Además del incremento de vuelos comerciales, desde Barcelona ha operado 343 privados.