Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torrent frena la intención de Junts per Catalunya de cambiar la Ley de Presidencia y favorecer a Puigdemont

El secesionismo lleva su desencuentro a la Mesa del Parlament

Roger Torrent, en el centro, preside la Mesa del Parlament, este martes. En vídeo, declaraciones del diputado de JuntsxCat Eduard Pujol.

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana siguen negociando la investidura del presidente de la Generalitat, pero ya no solo no esconden sus diferencias estratégicas, sino que las airean sin pudor y se cruzan reproches. La reunión de la Mesa del Parlament celebrada este martes ha sido el escenario de ese nuevo desencuentro, después de que el presidente de la Cámara, Roger Torrent, aparcara dos iniciativas de la lista de Puigdemont que buscaban allanar el camino a su investidura.

Junts per Catalunya registró la semana pasada una propuesta para modificar la Ley de la Presidencia de la Generalitat firmada por la portavoz Elsa Artadi y otra petición en el mismo sentido suscrita por 27 de los 34 diputados del grupo. Entre ellos no figuran los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull, en libertad bajo fianza. Era la primera vez en los últimos meses del procés que el independentismo no iba a una.

Los republicanos se oponen a modificar esa ley porque creen que sería impugnada de manera inmediata por el Gobierno del PP y suspendida por el Tribunal Constitucional, que ya ha advertido a Torrent y a los miembros de la Mesa que se ciñan a la legalidad.

Junts per Catalunya pretende cambiar por el procedimiento de lectura única el artículo 4.2 de esa ley e incluir un nuevo apartado en el artículo 35 para acabar con la obligatoriedad de que el candidato a la investidura esté presente en el pleno y permitir también que el Govern pueda celebrar reuniones telemáticas. Sería una reforma a la medida de Puigdemont para facilitar su elección desde Bruselas y permitir que gobierne la Generalitat desde allí.

Torrent ha excluido este martes del orden del día de la reunión de la Mesa esa proposición de ley porque abriría la puerta definitiva a la elección de Puigdemont y los republicanos insisten en que su aspiración pasa por que haya una investidura “efectiva” y que se pueda formar Govern.

Del mismo modo, Junts per Catalunya reclamó la semana pasada creación de la comisión del Reglamento del Parlament. Se trata de una comisión legislativa que no puede echar a andar hasta que hay un presidente investido. Eso es lo que recordaron el PSC y el PP a Torrent la semana pasada en sus peticiones para que no diera luz verde a esa propuesta de Junts per Catalunya.

Finalmente, no se creó la comisión y Torrent dejó el tema aparcado, aunque lo podría llevar a la reunión de la Mesa de la próxima semana. En un intento de frenar el desencuentro independentista por sus decisiones, el presidente del Parlament sí anunció su deseo de interponer a título individual una demanda de medidas cautelares ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para pedir amparo y proteger los derechos del diputado Puigdemont.

Estrategia de defensa

Pero ni siquiera esa idea complació a Junts per Catalunya, que reaccionó con desdén y acusó a Torrent de actuar por su cuenta y sin consultarles. Así, el portavoz adjunto de la lista de Puigdemont, Eduard Pujol, expresó su “perplejidad” por la idea y advirtió que esa demanda puede perjudicar la estrategia de defensa del expresidente.

Torrent replicó que sí lo había consultado con ese grupo parlamentario y el portavoz de Esquerra, Sergi Sabrià, abundó en la crítica a Junts per Catalunya. “Estamos perplejos de que cuando se lleva a la práctica, lo que se reciben son reproches. Esto no es serio, ni justo ni de recibo”, aseguró.

Más información