Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roger Torrent, un valor del fortín independentista al frente del Parlament

El valor en alza de ERC hace gala de talante conciliador pero su larga experiencia política le ayuda tanto como le penaliza

Jordi Turull abraza a Torrent tras ser elegido presidente del Parlament.

Roger Torrent ha llegado este miércoles a la presidencia del Parlamento catalán sin haber soplado todavía las 40 velas pero con 20 años en política a sus espaldas. En los últimos dos ha sido un valor en alza constante dentro de un partido muy focalizado en el liderazgo de Oriol Junqueras. Ha sido precisamente en ausencia de Junqueras durante la última campaña electoral que Torrent se convirtió en un apoyo indispensable para socorrer a una superada secretaria general, Marta Rovira. Torrent representó a ERC en uno de los debates televisados de la campaña electoral, concretamente el de TVE, para tratar de aplacar la pobre imagen ofrecida por Rovira en previas contiendas televisivas. El nuevo presidente del Parlament también se ha visto catapultado por el repentino abandono de la arena política de Carles Mundó, uno de los ungidos por Junqueras.

Aficionado al deporte y padre de dos niñas, Torrent es natural de Sarrià de Ter, un municipio industrial de 5.000 habitantes que linda con Girona. El mismo territorio que vio crecer políticamente al expresidente Carles Puigdemont es ahora una zona donde abundan las esteladas pero cuando Torrent debutó en política, hace casi 20 años y sin rastro de la poblada barba que luce hoy, su pueblo, y también la vecina Girona, era feudo socialista. Torrent ganó en 2007 la alcaldía para ERC, gracias a un pacto con CiU, y desde entonces ya no ha soltado la vara.

Quien será el más joven president del Parlament estudió Ciencias Políticas en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Jamás ha ejercido fuera de un despacho oficial, una circunstancia que le otorga amplia experiencia en los distintos estratos de la política pero que lo penaliza al emparejarle con los representantes de lo que se denomina vieja política.

De marcadas convicciones independentistas, Torrent hace gala de tono conciliador. En uno de sus discursos después de revalidar la alcaldía aseguró, tomando una cita del profesor Fabian Estapé, que "la mayoría absoluta no es verdad absoluta". Añadió que "las mayorías se tienen que tomar como lo que son: un estímulo que nos espolee a trabajar y no un cheque en blanco en el gobierno".

Presume de llevarse bien incluso con quien discrepa y, de hecho, fue portavoz adjunto de Junts pel Sí en la anterior legislatura, en lo que terminó siendo una dura prueba para casar intereses divergentes. Recientemente fue interrogado sobre si ERC ve posible investir a Puigdemont a distancia y respondió que corresponde a los letrados del Parlament -que se posicionaron en contra- y no a su partido definir como se interpreta el reglamento de la Cámara.

Más información